Tech

Xbox más barata daría un giro a batalla de consolas 

Cuando Sony y Microsoft lanzaron sus respectivas consolas de nueva generación, la empresa japonesa tomó ventaja en cuestión de precios; sin embargo, la Xbox One ha bajado de precio gradualmente hasta convertirse en la más barata.
Bloomberg
16 junio 2015 12:47 Última actualización 16 junio 2015 15:41
Especial Xbox

Especial Xbox

En la batalla de Sony y Microsoft por el corazón y la mente de los fanáticos de los videojuegos, Sony tenía una importante ventaja: la Playstation 4 era más barata que la Xbox One. Pero ahora las cosas han cambiado.

La Xbox se fue abaratando gradualmente y una de las cosas que Sony no anunció en la exposición E3 de este año fue una rebaja de precios para mantenerse a tono.

La Xbox estándar ahora cuesta 50 dólares menos que la Playstation estándar. Sumado al anuncio de Microsoft de que la Xbox One podrá usarse para juegos más antiguos, el cambio podría impactar en el equilibrio de poder en tanto las dos compañías compiten por conservar la lealtad de los jugadores más entusiastas. La decisión de la Playstation de no seguir los pasos de su rival provocó sorpresa en algunos sectores de la industria de los videojuegos.

La mayoría de las personas que siguen los videojuegos piensan que Microsoft cometió un error estratégico a fines de 2013 cuando cobró la Xbox One 100 dólares más que la Playstation 4 (500 dólares frente a 400). Desde entonces, Microsoft ha hecho todo lo posible por bajar el precio de la Xbox sin reconocer que era eso lo que estaba haciendo.

Primero, Microsoft dejó de exigir que los clientes compraran un Kinect junto con la Xbox, rebajando su precio al nivel de la Playstation. Luego ofreció un descuento adicional de 50 dólares para las fiestas de fin de año que terminó en enero. Menos de dos semanas después, la compañía comenzó a ofrecer un “precio especial” de 350 dólares, con lo que básicamente reeditó la rebaja navideña. En vísperas de la E3 de este año, dejó ese precio como definitivo y permitió que el comprador gastara otros 50 dólares por el doble de espacio de almacenamiento y un controlador ligeramente mejorado.

Durante la última batalla de la guerra de las consolas, Sony siguió vendiendo la Playstation 3 a precios mucho más altos que la Xbox 360 de Microsoft. También vendió una menor cantidad.

La diferencia de precios en ese momento era mayor que en la actualidad. Pero es probable que el precio adquiera más importancia conforme las compañías se expandan más allá de los compradores pioneros. En los últimos dos años, millones de jugadores fanáticos compraron las Xbox y las Playstation.

Con el paso del tiempo, diversas dinámicas empiezan a hacer bajar los precios. Las empresas simplemente se vuelven más eficientes en la fabricación de las consolas y comienzan a beneficiarse con economías de escala así como con mejoras graduales en la producción de los componentes de las consolas.

Pero el mercado también cambia cuando ya los jugadores fanáticos han comprado sus consolas y Microsoft y Sony empiezan a tratar de atraer a los clientes casuales. A diferencia de las personas que hicieron cola a la medianoche hace dos noviembres, los compradores más recientes no piensan que el costo carece de importancia a la hora de pensar en videojuegos. Un ahorro de 50 dólares podría hacer la diferencia.