Tech
ciencia

Una razón más para que dejes de tomar refresco

Investigadores han encontrado que un mayor consumo de bebidas azucaradas está ligado a un patrón consistente con el Alzheimer preclínico, que incluye menor volumen total del cerebro.
Bloomberg
20 abril 2017 19:11 Última actualización 20 abril 2017 21:32
refrescos

(Bloomberg)

En lo que respecta a los peligros de consumir gaseosas y otras bebidas azucaradas de manera regular, la ciencia es clara. Pudre los dientes, engorda y eleva el riesgo de diabetes, ataques cardíacos y derrame cerebral. La lista sigue y sigue: solo pregúntele a su médico.

Cuando se trata de refrescos de dieta, la ciencia ha sido menos tajante. Reducirá su consumo de azúcar en general si se cambia de la Coca-Cola regular a su versión Diet, pero podría encontrar otros problemas. Los edulcorantes artificiales se han asociado con el aumento de peso, la diabetes y las enfermedades cardíacas, si bien no han mostrado necesariamente que ocasionen estos males.

El jueves, dos estudios del mismo grupo de investigadores dieron a los consumidores de gaseosas, tanto dietéticas como regulares, una nueva razón para dejar el hábito por completo.

La primera, publicada en la revista médica Stroke, encontró que el consumo de bebidas endulzadas artificialmente estaba asociado con un mayor riesgo de derrame cerebral y demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer. El segundo, publicado en Alzheimer & Dementia, encontró que un mayor consumo de bebidas azucaradas se asoció con indicadores del Alzheimer preclínico.

1
 

 

alzheimer


Dirigidos por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, los autores del estudio de Stroke realizaron una revisión de los datos recopilados a través del Estudio del Corazón Framingham, una revisión observacional de varios decenios que comenzó con más de 5 mil participantes voluntarios en 1948 y que ha incluido a sus hijos desde 1971 y sus nietos desde 2002.

El estudio incluyó nueve ciclos de exámenes que se realizaron aproximadamente cada cuatro años. Los participantes registraron la ingesta de bebidas a través de cuestionarios que sondearon sus dietas durante los 12 meses anteriores. En estos estudios, los investigadores examinaron el séptimo ciclo de la descendencia, de 1998 a 2001, y el segundo ciclo para los nietos, de 2008 a 2011.

En el estudio citado en Alzheimer & Dementia, los investigadores encontraron que un mayor consumo de bebidas azucaradas estaba ligado a un patrón consistente con el Alzheimer preclínico, incluyendo menor volumen total del cerebro y una memoria episódica más débil.

Los autores llamaron a los resultados "sorprendentes" porque se encontraron en una muestra de mediana edad y resistieron el ajuste estadístico para factores tales como la actividad física y la ingesta calórica total.




Los resultados se alinean con investigaciones anteriores realizadas con muestras más pequeñas, incluyendo una con 737 participantes de mediana edad en el Estudio de Salud Puertorriqueño de Boston, que encontró que una mayor ingesta de azúcar se asoció transversalmente con los patrones de comportamiento similares al Alzheimer.

El estudio Alzheimer & Dementia señala sus limitaciones, incluyendo que no establece causalidad, la muestra de población homogénea no incluye minorías y los datos de consumo basados en cuestionarios son inherentemente poco fiables.

"La Asociación del Alzheimer señala que los mayores factores de riesgo para la enfermedad son el aumento de la edad, la historia familiar de Alzheimer y la genética, no el azúcar, de ninguna fuente", respondió William Dermody Jr., vicepresidente de política de la Asociación Estadounidense de Gaseosas, el principal grupo de lobby de la industria de refrescos.

El estudio de Stroke, por su parte, encontró una asociación con bebidas endulzadas artificialmente y derrames cerebrales y demencia, sin encontrar una asociación similar para el consumo de bebidas azucaradas, una observación que los autores calificaron de "intrigante".

Todo esto, dijo Dean M. Hartley, director de Iniciativas Científicas en la Asociación del Alzheimer, señala un importante recordatorio: la correlación no significa necesariamente causalidad. Dermody, de la Asociación Estadounidense de Gaseosas, enfatizó este punto: "Los autores de este estudio reconocen que sus conclusiones no pueden ni prueban causa y efecto".

Sin embargo, Hartley dijo, este estudio proporciona un punto de partida importante para estudios posteriores.

Todas las notas TECH
¿Quieres invertir en la bolsa? Hazlo desde el Messenger de Facebook
¿Twitter discrimina laboralmente a las mujeres? Ella dice que sí
Un pequeño paso para los viajes espaciales, un gran paso para la impresión 3D
En EU los smartphones están 'matando' a la gente y nadie se da cuenta
Lo mejor es 'ir directo al grano' para dar malas noticias
Tu café está en riesgo por el calentamiento global
Tinder 'hace match' con YouTube... y te preparan una historia sobre citas
Alphabet, Facebook y Uber ayudarán a que dreamers se queden en EU
Aún puedes disfrutar de la lluvia de estrellas
Este es el internet más rápido para ver contenidos de Netflix
¿Te gustaría recorrer Marte? Google 'te lleva'
Microsoft capacitará a 150 maestros de secundarias públicas
Ante ciberseguridad, así se presentan ahora los hackers
La marca china que venció a Apple inicia expansión en Occidente
Porteros se entrenan para los penales… con estadísticas
NASA descubre nube 'nociva' con partículas de hielo en luna de Saturno
7 inventores brillantes con menos de 18 años
El proyecto con el que Tesla busca revolucionar la energía renovable
Estos mexicanos le venden mensajes SMS a WhatsApp y Facebook
Varias ciudades de EU pelean por ser la nueva 'casa' de Amazon, pero ¿será buena idea?
Una selfie podrá ayudarte a tener tu próxima tarjeta de crédito
El 'candado' de las redes WiFi fue vulnerado y así te podría afectar
¿Viajar de CDMX a Monterrey sin manejar y sin generar emisiones ? Será posible con este auto
iPhone, iPad, iWatch... ¿Qué sigue? ¿Una vela?
Auto eléctrico de la UNAM competirá en torneo de eficiencia energética