Tech

Tesla pierde más de
4 mil dólares por cada auto vendido

Tesla Motors, el fabricante de autos de Silicon Valley, pierde más de 4 mil dólares por cada sedán eléctrico modelo S que vende. Elon Musk, CEO de la empresa, decidió recortar sus metas de venta para 2015 y 2016 y está considerando opciones para levantar más capita
Reuters
09 agosto 2015 16:25 Última actualización 09 agosto 2015 16:25
Tesla Model S

Tesla Model S (Tomada de http://www.teslamotors.com/models)

Es hora de la verdad para Tesla Motors.

El fabricante de automóviles de Silicon Valley está perdiendo más de 4 mil dólares en cada sedán eléctrico modelo S que vende, de acuerdo con su cálculo en las pérdidas de operación, y quemó 359 millones de dólares en efectivo en el último trimestre en un mercado alcista para los vehículos de lujo. La compañía recortó el miércoles sus metas de producción para este año y el próximo. El presidente ejecutivo, Elon Musk, dijo que está considerando opciones para recaudar más capital, y no descartó la venta de más acciones.

Musk ha llevado a los inversores en un emocionante viaje desde que asumió el mando de Tesla en 2010. Ahora él mismo se ha dado una fecha límite, con la promesa de que en el primer trimestre de 2016 Tesla estará haciendo suficiente dinero para dar un brinco del financiamiento de autos más caros, a coches de bajo volumen con la producción de varios modelos, y la ampliación de una empresa para la fabricación de sistemas de almacenamiento de energía eléctrica.

Las acciones de Tesla cayeron casi un 9 por ciento el jueves y se deslizaron otro 2 por ciento el viernes, mientras los inversores y analistas pesaron los riesgos de los ambiciosos planes de Musk para la expansión de automóviles y empresas de almacenamiento de energía de Tesla. Tesla tenía 1.15 mil millones de dólares en efectivo al 30 de junio, por debajo de los 2 mil 670 millones del año anterior.

Los fabricantes de automóviles consumen dinero para pagar por los equipos de la línea de montaje, incluidas las hileras de metal y moldes de plástico, así como las pruebas para cumplir las normas de seguridad y emisiones. Un típico coche nuevo puede costar mil millones de dólares o más en el diseño y llevarse al mercado.