Tech

¿Se murió tu pila? Estas empresas quieren cargarla a distancia... y sin cables

Imagina que puedas cargar todos tus dispositivos al mismo tiempo con un aparato inalámbrico que además está en otra habitación... esa es la promesa de empresas como Energous, cuyo precio de sus acciones se ha suplicado. 
Bloomberg
03 octubre 2016 23:26 Última actualización 04 octubre 2016 5:0
imágenes de cables

imágenes de cables

Las acciones de Energous se han duplicado este año, en gran parte por la promesa de un futuro para los smartphone sin enchufes eléctricos ni dispositivos de carga.

Energous, con sede en San José, California, es una de varias empresas que compiten por introducir tecnologías que permitirían que nuestros teléfonos, tablets y relojes inteligentes se carguen desde una habitación a otra, todos al mismo tiempo y de manera completamente inalámbrica. Y el 2017 podría ser el año en que finalmente encuentren su camino hacia los hogares.

En el segundo semestre del próximo año, la tecnología de Energous se utilizará en un transmisor que puede cargar dispositivos hasta a metro y medio de distancia usando ondas de radio, según Steve Rizzone, máximo responsable ejecutivo de la empresa.


En el 2018, la compañía pretende introducir un transmisor similar que se puede integrar a dispositivos como televisores de pantalla plana para llenar de energía sus aparatos desde cuatro metros y medio de distancia, dijo Rizzone en una entrevista.

La empresa declinó ofrecer detalles sobre la cantidad de energía que un dispositivo de Energous podrá emitir a distancia o compartir datos de eficiencia energética.

Aunque las primeras tecnologías de carga inalámbrica han progresado lentamente, su exitosa aplicación podría ayudar tanto a los gigantes tecnológicos como a los emprendedores a resolver el problema de la movilidad, considerando que los dispositivos necesitan baterías de mayor duración para ser útiles.

También desestabilizaría un mercado dominado por la tecnología Qi, incorporada en dispositivos como el Galaxy S7 de Samsung, que funciona al colocar el dispositivo sobre un panel que permite cargarlo de forma inalámbrica.

Según Grand View Research, el mercado de carga inalámbrica aumentaría a 22.5 mil millones hacia el 2022, frente a los mil 870 millones del 2014.

“Si no estamos inmersos en el mercado donde la mayoría de los dispositivos posean carga inalámbrica dentro de cinco años, entonces habremos hecho algo sumamente mal”, dijo Jim McGregor, analista de Tirias Research, firma consultora y de investigación de alta tecnología, en una entrevista.

PROBLEMAS DE EFICIENCIA

Estas nuevas tecnologías aún tienen enormes barreras por superar. La eficiencia de la transferencia de energía disminuye cuando la distancia entre el transmisor y el receptor aumenta, esto significa que las baterías toman más tiempo en recargarse.

A una distancia de cuatro metros y medio, apenas una fracción de la carga puede llegar efectivamente al dispositivo. Solo a una distancia cercana a un metro sería práctica la carga inalámbrica, según McGregor.

Tecnologías de carga de menor alcance serán exhibidas el próximo año en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo y se espera que algunos dispositivos aparezcan a la venta en tiendas minoristas.

En los próximos años, las tecnologías de carga inalámbrica de mayor alcance se podrían utilizar principalmente para alimentar sensores pequeños en vez de los smartphones, que son grandes consumidores de energía, dijo David Green, analista de IHS Markit.

Para que la carga inalámbrica se transforme en una realidad, empresas como Ossia, Humavox y WiTricity deben superar las preocupaciones sobre seguridad y salud.

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos, regulador del sector inalámbrico, aún debe establecer si la carga inalámbrica a larga distancia es segura. Luego está el tema de convencer a los fabricantes de que adopten estas tecnologías, que varían entre ondas de radiofrecuencia, ultrasonido y láser. La menor eficiencia de la transferencia de energía a distancia también debe ser considerada.

GUERRA INALÁMBRICA

Las acciones de Energous se han disparado 136 por ciento este año, y la compañía no tiene ni siquiera un producto todavía en las tiendas. La acción ha avanzado en parte por especulaciones de que estaría trabajando con Apple en la integración de sus soluciones de carga en el iPhone.

Pero Energous se encuentra en un campo lleno de jugadores que buscan convertirse en la tecnología estándar para la carga inalámbrica.
"Son algo atractivas pero no una realidad práctica", dijo John Perzow, vicepresidente de desarrollo de mercado en el Poder Wireless Consortium, que promueve Qi. "Son extremadamente ineficientes".

Sin embargo, ello no ha frenado próximos lanzamientos, incluso cuando los dispositivos sólo se peudan cargar por ahora a distancias cortas.

"Podrían ser de 50 a 200 productos que saldrán el próximo año", señaló Ron Resnick, presidente de AirFuel Alliance, en entrevista. Los miembros de AirFuel Alliance presentarán tabletas y otros dispositivos que podrán cargarse a unos centímetros de distancia con su tecnología inalámbrica de carga resonante.

Ossia espera introducir sus aparatos a principios de 2018, según el director general Didier Le Lannic. La firma ha levantada 51 millones de dólares hasta la fecha y está trabajando con un banco para reunir otros 50 millones en los siguientes meses.

"El mercado se desarrollará similar al Wi-Fi", dijo Le Lannic en entrevista. "Primero en espacios comerciales y de oficinas y luego en el mercado de consumo".

La tecnología de otra compañía, WiTricidad, se integrará en un ordenador portátil que estará disponible en el mercado a principios de 2017, dijo el CEO Alex Gruzen en entrevista.

La compañía está trabajando con los fabricantes de automóviles para cargar de forma inalámbrica coches desde una distancia de hasta 35 centímetros, por ejemplo, desde el suelo de la cochera a la batería del auto. Los primeros coches con esta tecnología llegarán al mercado a finales de 2017, dijo.

"El movimiento para eliminar los cables está ocurriendo en todas partes," dijo Gruzen.