Tech

Por qué las franquicias de videojuegos nunca mueren

"La industria de los juegos vive de secuelas", asegura David Cole, representante de la firma consultora DFC Intelligence. De ahí su permanencia, afirma. Con frecuencia se compara a las franquicias de videojuegos con Hollywood, otra industria que se caracteriza por la dependencia de segundas partes.
Bloomberg
27 octubre 2015 19:47 Última actualización 27 octubre 2015 21:0
Tal vez la fórmula más fácil para el éxito pase por los juegos deportivos, que implican una justificación natural de las actualizaciones anuales. (Bloomberg)

Tal vez la fórmula más fácil para el éxito pase por los juegos deportivos, que implican una justificación natural de las actualizaciones anuales. (Bloomberg)

Recién salió a la venta el Halo 5 y los locales de videojuegos hicieron fila el lunes por la noche para adquirirlo, aunque muchos de los compradores ni habían nacido cuando salió el primero en su tipo.

La franquicia de juegos más popular de Microsoft cumple 14 años en 2015, y si bien se lanzó el Halo 5, en realidad es la versión 13. Para Microsoft, es un ejemplo del perdurable atractivo de la historia de Halo. Es también un recordatorio de cuánto dependen las compañías que venden estos productos de versiones en apariencia eternas.

Sin embargo, para David Cole, representante de la firma consultora DFC Intelligence “la industria de los juegos vive de secuelas”. “Es muy raro que haya grandes lanzamientos de nuevas franquicias”. El mejor momento para las empresas nuevas, agregó, es cuando se lanza una nueva generación de consolas.

Dos ambiciosas nuevas franquicias, Titanfall y Destiny, se crearon el año pasado para las nuevas consolas y han tenido un buen desempeño. Pero Cole dijo que, a medida que la Xbox One y la Playstation 4 envejecen, se hace cada vez más probable que los editores se concentren en títulos ya establecidos.

Al iniciarse la temporada de lanzamiento de videojuegos, muchos de los principales títulos serán familiares hasta para quienes llevan años sin jugar. El nuevo Call of Duty, que saldrá a la venta el 6 de noviembre, es una actualización de una línea de más de una docena de juegos que tiene más de 10 años.

La serie Fallout, cuyo nuevo juego sale al mercado el 10 de noviembre, se remonta a mediados de la década de 1990. Star Wars: Battlefront también es una actualización de una empresa de videojuegos que tiene 10 años y se basa en una franquicia cinematográfica que existe desde la época en que Jimmy Carter era presidente de los Estados Unidos.

VIDEOJUEGOS Y CINE
Con frecuencia se compara a la industria de los juegos con Hollywood, otra industria creativa que se caracteriza por la dependencia de secuelas. En ambos casos, las causas son similares. Los videojuegos premium, al igual que los grandes éxitos de Hollywood, se han vuelto en extremo caros, dado que su creación asciende a centenares de millones de dólares. “Esos videojuegos se hacen caros y arriesgados, de modo que lo mejor que puede hacerse es invertir dinero en una franquicia conocida”, dijo Ed Fries, un ex ejecutivo de Xbox que integra las juntas directivas de una serie de compañías de juegos.

Tal vez la fórmula más fácil para el éxito pase por los juegos deportivos, que implican una justificación natural de las actualizaciones anuales. Tres de los cuatro juegos de mayor venta fueron el mes pasado juegos deportivos, según la firma de análisis de mercado NPD. Pero Fries dijo que la tentación de acumular títulos adicionales termina por reducir los retornos. “La forma de matar una franquicia es lanzar demasiadas secuelas con excesiva rapidez”, señaló.