Tech

¿Por qué la cuarta revolución industrial podría ser un problema para México?

La cuarta revolución industrial está de moda entre las empresas, pero para México podría representar un riesgo, pues una de las principales ventajas es el uso de tecnología para la descentralización de la manufactura, señalaron expertos.
Jair López / Enviado especial
04 abril 2016 22:30 Última actualización 05 abril 2016 12:21
Las empresas deberán adaptarse para ser productivas.

Las empresas deberán adaptarse para ser productivas. (Bloomberg)

WASHINGTON DC/MARYLAND, Estados Unidos.- El tema de moda entre las compañías es la cuarta revolución industrial y sus beneficios para las empresas y países, pero podría representar un riesgo para naciones manufactureras como México, advirtieron expertos.

Una de las principales ventajas de la cuarta revolución industrial es el uso de tecnología para la descentralización de la manufactura, lo que significaría, por ejemplo, que KIA, Samsung o cualquier otra empresa que busque o que esté fabricando productos en México pueda reducir o sacar su producción del país para llevarla a cada mercado y satisfacer la demanda local.

“La ventaja está realmente en que la digitalización es un cambio, es un cambio en la descentralización y democratización en el diseño de productos, pero también en la manufactura de productos. Si piensas en la impresión 3D, no son 100 o mil máquinas en una fábrica. Ahora son mil fábricas con una máquina, porque lo puedes hacer todo descentralizado”, dijo Helmuth Ludwing, VP ejecutivo y director general de Digital de Siemens.

Ante este efecto, Ludwing señaló que existe un riesgo si las empresas y las autoridades no asumen el cambio en la forma en cómo opera la manufactura.

“La verdad es que va a cambiar cómo manufacturamos. Hay un riesgo para todos estos (países) si no cambian”, añadió el ejecutivo en entrevista con EL FINANCIERO.

Ludwing comentó que la oportunidad para cambiar por parte de los países está en crear y apoyar más el conocimiento y capital humano.

Jay Timmons, director de la Asociación Nacional de Manufactureros de Estados Unidos, señaló que los gobiernos y la industria deben alinearse a las tendencias de operación de la manufactura, pues de lo contrario les traerá consecuencias económicas importantes.

“Los países deben estar alineados en cómo la manufactura en el futuro deberá de operar. Si no se adaptan o no piensan en esa manera, eso puede traer consecuencias económicas”, advirtió Timmons.

El CEO de la NAM, por sus siglas en inglés, agregó que los gobiernos deben garantizar con políticas los cambios que se den en el sector, con el objetivo de asegurar a los trabajadores.

Siemens es una muestra de cómo las grandes corporaciones están cambiando ante la cuarta revolución industrial, con el objetivo de ser productivas. Los recortes de más de 10 mil personas alrededor del mundo que realizó la empresa el año pasado respondieron al cambio productivo de la compañía, aseguró Ludwing.

LOCAL MOTORS HACE AUTOS EN 48 HORAS

Local Motors es una muestra de que la producción en serie quedó atrás.

La empresa fundada por John B. Rogers Jr. creó una modalidad de negocio que permitirá la manufactura de autos a través de un modelo “bajo demanda”.

“No se necesita de una gran fábrica en serie. Se trata de microfábricas que permiten llevar a cabo en un espacio no tan grande la fabricación de los vehículos”, dijo David Woessner, director general de Local Motors Detroit, durante una visita guiada a sus instalaciones en National Harbor, Maryland.

Local Motors contempla abrir entre 50 y 100 microfábricas alrededor del mundo en los próximos 10 años. Las impresoras de Local Motors fabrican autos en impresión 3D en poco más de 40 horas, pero el objetivo es que se desarrollen en sólo 12 horas.

Más allá de los autos impresos en 3D, otra innovación en el modelo de Local Motors es su comunidad abierta de desarrolladores.

La empresa sólo cuenta con 116 empleados, pero la comunidad que se encarga de desarrollar autos y otros proyectos 3D llega a 52 mil alrededor del mundo. Si Local Motors usa alguna de sus aportaciones, les paga una regalía.