Tech

Luna de Saturno, con potencial para vida marina

La NASA informó que se detectó un océano subterráneo en Encélado, una luna de Saturno, y que fluye hidrógeno de la actividad hidrotermal en el fondo, una fuente potencial de energía química para la vida.
Bloomberg
17 abril 2017 0:7 Última actualización 17 abril 2017 4:55
(Bloomberg)

(Bloomberg)

Todos podemos agradecer al agua por ayudar a que surgiera la vida de los restos del Big Bang. La Tierra está inundada de ella, pero siempre hemos pensado que el resto del sistema solar en su mayoría son rocas, gases nocivos y hielo producido a partir de cosas realmente desagradables.

Al parecer, eso no es tan así. La NASA anunció el jueves que se detectó un océano subterráneo en Encélado, una de las lunas de Saturno, y que fluye hidrógeno de la actividad hidrotermal en el fondo marino. El gas podría proporcionar una fuente potencial de energía química para la vida, informan investigadores del proyecto Cassini a Saturno y el telescopio espacial Hubble. Los hallazgos sugieren que Encélado tiene un océano bajo su superficie similar al que se cree que existe en Europa, una de las cuatro lunas de Júpiter.

“Aunque no podemos detectar la vida, descubrimos que hay una fuente de alimento para eso”, dijo Hunter Waite, autor principal del estudio Cassini.

Los investigadores que usaron Hubble también hallaron grandes columnas de gas y hielo en erupción de hasta casi 100 kilómetros de alto en Europa, cuyo tamaño es similar al de la luna de la Tierra y es el menor de los satélites de Júpiter.

CALOR EN EL FONDO DEL MAR
Los respiraderos submarinos de Encélado pueden parecerse a los del suelo oceánico de la Tierra, que congregan microbios y otras especies de vida marina en o cerca del agua sobrecalentada, a menudo a profundidad extrema.

“Esto es lo más cerca que hemos llegado, hasta ahora, para identificar un lugar con algunos de los ingredientes necesarios para un entorno habitable”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Science Mission Directorate de la NASA. “Estos resultados demuestran la naturaleza interconectada de las misiones científicas de la NASA que nos están acercando a responder si realmente estamos solos o no”.

Los datos sugieren que Encélado y Europa tienen geografías que podrían fomentar la vida: un océano salado encima de un núcleo rocoso que proporciona una fuente de energía en forma de ventilación hidrotérmica. Los productos químicos necesarios para la formación de vida incluyen carbono, hidrógeno, azufre, fósforo y nitrógeno. No se ha encontrado fósforo ni azufre en Encélado, pero los científicos sospechan de su presencia.

Con estos resultados, la pregunta tentadora para los científicos es si la biología opera en otras partes de una manera similar a la de nuestro planeta. Si el agua, la energía y los bloques de construcción químicos están presentes, de acuerdo con esta línea de pensamiento, entonces las probabilidades de que surja un microbio u otro organismo pueden aumentar dramáticamente.