La glamurosa vida de un videojugador profesional
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La glamurosa vida de un videojugador profesional

COMPARTIR

···

La glamurosa vida de un videojugador profesional

Un jugador promedio de la Serie de Campeonato de la Liga de Leyendas de Norteamérica gana aproximadamente 320 mil dólares al año.

Por Aki Ito
26/06/2018
Los reclutas de la empresa Ghost Gaming viven en esta casa de 10 habitaciones.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En 2011, Dorothy Schmale dejó a su hijo de 14 años en la terminal de autobuses en la ciudad de Nueva York. Hasta entonces, la obsesión de Michael por los videojuegos parecía otro hobby. Claro, Schmale estaba preocupada por el tiempo que su pequeño les dedicaba en lugar de a su tarea, pero lo mantenían alejado de problemas. Ahora, aquí estaba, enviándolo en un viaje en autobús de más de 13 horas a Columbus, Ohio, donde competiría en su primer gran torneo de Call of Duty. “Fue difícil para mí dejarlo ir”, dice ella. “Pero fue cuando realmente supe que esto iba a en serio”.

Seis años después, Michael Schmale (también conocido como SpaceLy) firmó un contrato con una organización recién formada llamada Ghost Gaming, que anunció que le pagaría a él y a cada uno de sus compañeros un salario mensual de 4 mil dólares, además de un bono compartido de 50 mil dólares. Aún más impresionantes fueron las prestaciones: Ghost los aloja en una mansión de 10 dormitorios con vista a Hollywood que, por cierto, fue ocupada anteriormente por Justin Bieber.

Placeholder block
Los jóvenes videojugadores cuentan con todas la comodidades para enfocarse en el juego.Fuente: Cortesía

Ghost, que genera la mayor parte de sus ingresos de premios de torneos y patrocinios, también les proporcionó a los reclutas un entrenador, un gerente de equipo, un gerente general, un chef y entrenadores personales. La tesis de Ghost: trate a estos adolescentes y veinteañeros no como nerds flojos sino como atletas disciplinados y profesionales.

Que una compañía pague a un grupo de muchachos por vivir en una mansión y jugar juegos muestra cuán lejos han llegado los videojuegos. La industria de los deportes electrónicos aportó 1.5 mil millones de dólares en ingresos el año pasado y se espera que genere 2.3 mil millones para el 2022, según SuperData, que rastrea la industria. Todo ese dinero finalmente ha hecho que los videojuegos profesionales sean una carrera real para los jóvenes de todo el mundo.

Por ejemplo, a los 50 jugadores titulares que entraron a la Serie de Campeonato de la Liga de Leyendas de Norteamérica de este año se les garantizó un salario mínimo de 75 mil dólares, pero el jugador promedio ganó aproximadamente 320 mil dólares.

Placeholder block
Ghost Gaming aloja a sus jugadores en una mansión con vista a Hollywood que fue ocupada anteriormente por Justin Bieber.Fuente: Cortesía

En los próximos seis meses, Bloomberg producirá una serie de minidocumentales sobre trabajos como éstos, en una serie llamada “Los próximos empleos”. Los economistas han hecho todo tipo de predicciones sobre cómo las innovaciones, incluida la inteligencia artificial, matarán empleos. Mucho antes de que los autos que se conducen por sí solos amenazaran con desplazar a los taxistas, los teléfonos modernos desplazaron a los operadores de los conmutadores. Esos avances fueron dolorosos para las personas forzadas a encontrar nuevas profesiones, pero no dieron como resultado un desempleo masivo. Eso es en parte porque también surgieron nuevos empleos.

Una vez más, las carreras inimaginables hace solo una generación están apareciendo en todo el mundo. Algunas pueden desvanecerse tan rápido como aparecieron; otras podrían llegar a ser tan omnipresentes como lo son ahora los desarrolladores de aplicaciones. Es imposible saberlo, pero detectar estas incipientes carreras puede darnos un vistazo al mercado laboral de la próxima generación.

Muchos de estos trabajos emergentes son emocionantes y, en el caso de Michael Schmale, glamurosos, pero también riesgosos. A pesar de la incertidumbre de su profesión, Schmale no se inmuta. “Entiendo lo inexplorado que es, que podría cambiar mañana”, dijo. “Ese es el tipo de persona que soy”.