Tech

Jimmy Kimmel y Conan O'Brien se burlan así del escándalo de United

Los cómicos realizaron en sus programas nocturnos parodias del caso del pasajero que fue sacado arrastras de un vuelo sobrevendido de United Airlines
Redacción
11 abril 2017 10:12 Última actualización 11 abril 2017 14:1
comicos

(Especial)

El escándalo de United Airlines, provocado por la difusión de un video en el que policías sacan arrastrando a una persona que se negaba a bajarse de un vuelo sobrevendido ha generado indignación, pero también ha sido material para parodias.

Una de éstas la hizo el cómico estadounidense Jimmy Kimmel (quizá lo recuerdes por ser el presentador de la última ceremonia del Oscar).

En su programa en ABC, el comediante realizó un comercial falso que transmitió el lunes por la noche.

El spot falso, similar a los que suelen hacer las aerolíneas, utiliza imágenes del video que se hizo viral el lunes, e inicia con una azafata diciendo: "Nosotros somos United Airlines".

Posteriormente dice: "Usted hace lo que decimos, cuando decimos y no tendrá problema. ¿Capiche?. Si decimos que vuele, vuele. Si no, muy jodido. Danos un problema y vamos a arrastrare el trasero por el avión. Y si se resiste, vamos a golpearle tan mal, que va a usar su propia cara como un dispositivo de flotación. United Airlines: Jódete".

Los policías sacaron a un pasajero de un vuelo la tarde del domingo, luego de que se negó a bajarse, y lo arrastraron por el pasillo mientras otros viajeros gritaban que se detuvieran.

Las grabaciones del incidente publicadas en las redes sociales provocaron las severas críticas de la gente, además, porque el problema era que el vuelo estaba sobrevendido.

CONAN O'BRIEN

El cómico, que hace unas semanas hizo un especial desde México en apoyo al país tras el discurso de Donald Trump, realizó también una parodia del tema.

Pero en este caso, en el estudio de su programa había un asiento vacío y necesitaba ser llenado.

Cuenta que preguntaron por voluntarios en la calle, pero nadie dijo que sí. "Le preguntamos a tanta gente. Ofrecimos incluso 800 dólares por sentarse en el asiento, y aún así nadie quería ir".

La solución fue arrastrar a un hombre y obligarlo a ver el programa.

Éste es el video del pasajero: