Tech

Hacen filantropía con
e-commerce ‘de moda’

La marca de zapatos Toms inauguró un modelo mediante el que, al comprar uno de sus productos, la empresa dona otro. Firmas como Coca-Cola han seguido con este modelo e incluso han desarrollado aplicaciones móviles para llevarlo a cabo. 
Ana Martínez
14 mayo 2014 21:54 Última actualización 15 mayo 2014 5:0
Toms

La empresa estadounidense ha donado 10 millones de zapatos a comunidades necesitadas como parte de su programa 'compra uno, dona uno'. (Bloomberg)

El modelo ‘compra uno, dona uno’, inaugurado por la marca estadounidense de zapatos Toms, ha sido emulado por otras firmas que buscan hacerse de los fondos que necesitan para implementar su estrategia filantrópica.

Toms ha donado 10 millones de pares de zapatos a distintas comunidades y recientemente incorporó un programa de entrega de gafas y otro para llevar agua a comunidades marginadas alrededor del mundo.

De acuerdo con Blake Mycoskie, fundador Toms, alrededor del 30 por ciento de los ingresos de la firma provienen de las ventas en línea de los zapatos que cuestan entre 55 y 69 dólares.


“Este modelo funciona mucho en Estados Unidos, pues no dependes de cuentas externas para tener el capital necesario para hacer donativos y hacer campañas de concientización”, comentó May Alba, fundadora de la startup mexicana RubberIt, empresa digital de suscripciones para recibir cajas de preservativos a domicilio una vez mensualmente o cada dos meses.

La firma nació en 2012 como una organización no gubernamental que buscaba entregar condones a las comunidades remotas y vulnerables del país y dar cursos sobre salud sexual con el fin de disminuir los contagios de VIH y evitar embarazos no deseados. Actualmente da servicio a 15 mil clientes, con un promedio de ventas de 90 mil 120 condones mensuales. Esperan cerrar el 2014 con un millón de preservativos donados.

Otros negocios como Synced Smiles permiten a los clientes comprar un cepillo de dientes y elegir el país a donde quieren donar otros 10, tras detectar que podían generar un impacto en más de 2.6 mil millones de personas.

Por su parte, Coca-Cola lanzó una campaña para ‘invitarle’ un refresco a una persona en algún otro lugar del mundo, a través de una aplicación móvil.

Estas son empresas que generan ganancias a través de la venta de sus productos físicos, son rentables y mantienen sus fines filantrópicos sin depender de otro tipo de fondeos.

“Dar es difícil”, dice Alba.

“Cuando queremos incorporar un nuevo producto, tenemos que cabildear con los proveedores. Cuando sacamos los condones sin latex, nos tuvimos que pelear con las marcas para sacarlos a los mejores precios”, expuso.

Los grandes corporativos ahora están volteando a ver las posibilidades de escalar sus negocios a través de la tecnología y la innovación.

“Femsa tiene un área de sustentabilidad muy interesada en emprendedores sociales, al igual que Telmex”, comentó José Villatoro, director de Crowdfunder en México.