Tech
ciencia

Entraron al megacráter yucateco Chicxulub y esto hallaron sobre la Tierra

Investigadores internacionales encabezados por un académico de la UNAM se internaron en la huella que dejó el meteorito que habría golpeado la Tierra y causado la extinción de tres cuartas partes de las especies en el planeta. 
Daniel Blanco
23 noviembre 2016 20:23 Última actualización 23 noviembre 2016 20:23
Cráter. (Tomada de dgcs.unam.mx)

Cráter de Chicxulub. (Tomada de dgcs.unam.mx)

Tres de cada cuatro especies desaparecieron cuando un meteorito cayó en la península de Yucatán hace 66 millones de años, explicó un grupo científico que estudia el anillo de picos del cráter Chicxulub.

“El cráter es parte del conjunto de estructuras únicas en el planeta que llevan buena parte del registro de la evolución de la Tierra y de la vida. (El impacto) causó una serie de efectos a nivel global en la Tierra afectando los sistemas de soporte de vida y ocasionando la extinción de un grupo grande de especies”, explicó el doctor Jaime Urrutia Fucugauchim, investigador de la UNAM y miembro del equipo internacional en entrevista con El Financiero.

Desde abril, el grupo formado por 32 especialistas de diversos países realiza la primera excavación en el anillo de picos, único sistema en la Tierra. Su objetivo es analizar la evolución de superficies planetarias y entender qué pasó y cómo impactos similares han podido afectar a otros planetas.

“Los resultados de la perforación confirman que tenemos rocas que provienen de la parte profunda y que están a profundidades de unos 20 kilómetros y éstas están levantadas por el impacto, eso es lo que forma el anillo de picos, entonces nos permite ahora entender mejor los mecanismos de formación de estas estructuras en otros cuerpos del sistema solar”, explicó el doctor Urrutia.

“Si uno ve la Luna, todo lo que se observa en la Luna son cráteres de impacto de diferentes tamaños”, comentó Urrutia durante una conferencia de prensa por la mañana en la UNAM para explicar los primeros hallazgos de la investigación.

Estas formaciones han sido observadas en la Luna, Marte y Mercurio, pero nunca habían sido estudiadas en la Tierra hasta la reciente intervención, en la cual se emplearon técnicas de excavación similares a las usadas en la industria petrolera y las cuales tuvieron un costo de 10 millones de dólares.

CAMBIO CLIMÁTICO HACE 55 MILLONES DE AÑOS

Una de las líneas de investigación que se abrió tras el análisis de las rocas recabadas es que el planeta vivió un proceso de cambio climático hace 55 millones de años.

“Tenemos un registro de los cambios climáticos a partir del impacto, ello nos ha permitido estudiar y hacer una reconstrucción paeloclimática, y uno de los eventos que está relativamente cerca del fondo del cráter es éste de los 55 millones de años en donde las temperaturas medias se elevaron mucho (a causa del impacto)”, comentó Urrutia.

De acuerdo a la Ligia Pérez Cruz, especialista de la UNAM y quien trabajó en las plataformas de excavación en la península de Yucatán, el impacto del asteroide propició un cambio climático abrupto, desde un enfriamiento hasta un calentamiento, después hubo una estabilización, pero 10 millones de años después hubo un evento que generó una extinción no masiva de la microfauna de los fondos marinos, lo que está pasando actualmente con los corales.

“Son eventos de calentamiento global que son análogos al que tenemos actualmente”, comentó Pérez Cruz.

Urrutia dijo que lo interesante de estudiar este fenómeno es el análisis de cómo reaccionan los sistemas terrestres a este tipo de cambios abruptos de clima y también entender lo que pueden generar a largo plazo.

Esta línea de estudio es encabezada por la UNAM.