Tech

Empresas, sin
estrategia digital

Sólo el 8% de los directivos estiman que todas las áreas de su empresa cuentan con un plan digital que les permita incluir avances disruptivos en sus áreas, a pesar de que reconocen que estas han cambiado diversos mercados a nivel global, lo que las haría perder competitividad, señaló una encuesta de KPMG.
Carolina Ruiz
06 enero 2015 20:41 Última actualización 07 enero 2015 4:55
Samsung Galaxy Tab

Entre los avances calificados como disruptivos por la consultora se encuentran los servicios de almacenamiento en la nube, movilidad y conectividad mediante tablets y smartphones. (Bloomberg)

Pese a que las compañías reconocen que las tecnologías disruptivas han cambiado mercados como el de las telecomunicaciones y el financiero a nivel global, sólo el 36 por ciento de ellas cuenta con una estrategia digital que le permitirá innovar.

Según la Encuesta Global de Directores de Tecnologías de la Información de KPMG, sólo el 8 por ciento de los directivos estiman que todas las áreas de su empresa cuentan con un plan digital que les permita incluir avances disruptivos en sus áreas.

“Las organizaciones que no estén inmersas y adopten tecnologías revolucionarias están destinadas a perder competitividad y les será muy difícil recuperar terreno conforme avance la tecnología”, dijo Rolando Garay, socio líder de Asesoría en Tecnologías de la Información de KPMG en México.

Entre los avances calificados como disruptivos por la consultora se encuentran los servicios de almacenamiento en la nube, movilidad y conectividad mediante tablets y smartphones.

La consultora explicó que debido a la implementación de estas tecnologías, empresas como Netflix y Amazon dominan el mercado.
“Si bien la disrupción digital puede ser una amenaza para los negocios actuales, también crea oportunidades”, comentó.

De acuerdo con la firma de consultoría Accenture, esta es la principal característica por la que las startups dan batalla a las grandes compañías.

Entre los aspectos que Accenture recomienda para contrarrestar este miedo de las compañías a la disrupción se encuentran la incursión al hardware y a las aplicaciones, así como al tratamiento de grandes bases de datos, con el fin de incluir al big data como parte de la cadena de suministro.