Tech

El sueño hipersónico de Elon Musk

El fundador de SpaceX está armando una especie de línea aérea que busca transportar a los pasajeros en cuestión de minutos lanzándolas en un cohete, objetivo entre la ciencia ficción y la física del sonido.
BLOOMBERG
09 octubre 2017 22:22 Última actualización 10 octubre 2017 5:0
cohete

cohete

Durante años, Elon Musk ha utilizado la analogía de destruir un avión comercial después de un solo vuelo para explicar su opinión de que los cohetes deben ser reutilizables si los seres humanos van a explorar a fondo el espacio alguna vez.

Ahora, el fundador de SpaceX ha descubierto una manera de beneficiarse de ese sueño. Está armando una especie de línea aérea que se compromete a transportar a las personas a cualquier lugar de la Tierra en cuestión de minutos lanzándolas en un cohete a velocidades de más de 27 mil kilómetros por hora.

Este audaz objetivo hipersónico se encuentra en algún punto entre la ciencia ficción y la física del sonido, aunque nada en los planes rudimentarios de SpaceX parece ser técnicamente imposible.

Falta un largo camino para que los ejecutivos de Wall Street sean transportados de Nueva York a Asia en menos de una hora; sin embargo, los viajes aéreos supersónicos, popularizados por el Concorde y significativamente más lentos que los hipersónicos, pueden volver, reduciendo drásticamente los tiempos de vuelo en muchas rutas populares de los viajeros de negocios.

Varias compañías están trabajando para desarrollar nuevas tecnologías de aviones supersónicos, al igual que la NASA. Pero todavía llevará unas horas llegar a Nueva York desde París.

El mayor obstáculo tanto hipersónico como supersónico puede ser el fundamento financiero de estos emprendimientos: cómo hacer que la tecnología sea rentable y no solo la más pequeña de las opciones de transporte de nicho para el uno por ciento, según varios expertos en la industria aeroespacial.

“(Los retos) no estarán en torno a si es tecnológicamente factible, será sobre cómo tendrá que ser la economía para que resulte un esfuerzo razonable”, dijo Luigi Peluso, director general de la consultoría AlixPartners LLP, especializada en aerolíneas, vuelo aeroespacial y defensa.

MÁS ALLÁ DE LA ATMÓSFERA

La velocidad hipersónica, obviamente, revolucionaría los viajes aéreos de larga distancia, pero ¿podrían los multimillonarios aventurarse a volar por encima de la atmósfera, hasta cualquier parte del planeta, como un misil balístico intercontinental con cacahuetes gratis? Musk dice que sí, por el precio de un boleto actual de tarifa económica.

Eso es ciertamente una aspiración dijo Peluso, y solo será posible cuando la tecnología esté madura. SpaceX no quiso comentar más allá del anuncio de Elon Musk sobre sus planes hace un par de semanas.

“Los vuelos hipersónicos van a ser bastante increíbles y creo que es algo a lo que todo el mundo está apuntando”, dijo Vik Kachoria, presidente ejecutivo de Spike Aerospace, una empresa de Boston que está desarrollando un jet supersónico de negocios.

Spike planea lanzar su primer avión de demostración SX-1.2 este mes, aunque a velocidades subsónicas. Los vuelos de prueba supersónicos están programados para 2019, con entregas a clientes en 2023.

“Una diferencia bastante importante entre el vuelo supersónico y el transporte suborbital es que el primero se puede hacer sin grandes saltos de ingeniería”.

Con los datos actualmente disponibles, es imposible sacar conclusiones sobre los costos de operación o los precios de los pasajes para el vuelo hipersónico. Y con la llegada de opciones supersónicas, el cielo brillante y asequible de Musk puede estar más concurrido y volverse más competitivo.