Tech

El laboratorio que desarrolla 'coders' mexicanas

En este lugar jóvenes que no tuvieron acceso a educación superior de calidad pueden aprender programación.
Daniel Blanco
21 septiembre 2016 0:1 Última actualización 21 septiembre 2016 5:0
Mujeres mexicana aprenden programación en este laboratorio. (Especial)

Mujeres mexicana aprenden programación en este laboratorio. (Especial)

María José Olvera estudiaba teatro en México y hoy trabaja en una consultoría en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Katherine Díaz era intendente, ahora es programadora en una empresa especializada en desarrollo de software.

Ambas son egresadas de Laboratoria, una academia de programación con sedes en México, Perú y Chile que mediante la enseñanza de código empodera a jóvenes que no han tenido acceso a educación superior de calidad.

Desde su fundación en 2014 en Perú, se han graduado 400 ‘coders’ en los países en los que tiene presencia y 70 por ciento tiene empleo en el sector tecnológico. En México inició operaciones en 2015.

“Para mí, fue una puerta de entrada al mundo de la tecnología; de no haber tomado el curso, seguramente tampoco me habría inclinado por este sector y tampoco habría tenido las oportunidades que tuve”, comentó Olvera, quien trabaja en un área de IPS (Innovation Business Partners) del BID.

Previo al programa intensivo de cinco meses, las chicas realizan un propedéutico en línea con módulos introductorios de los lenguajes HTML, CSS y JavaScript.

Luego, durante el curso, se les enseña un mes de maquetación en HTML y CSS; después herramientas de productividad como Bootstrap, Sass y Github, y, por último, aprenden lenguajes como JavaScript.

Al finalizar, tienen un perfil de desarrolladoras ‘front-end’, lo que significa que están capacitadas para diseñar la arquitectura de un sitio.

En el año y medio posterior, continúan su aprendizaje en una plataforma en línea, donde obtienen conocimientos de desarrollo ‘back-end’ para programar las funcionalidades, por ejemplo, la integración de bases de datos.

Durante el curso intensivo pagan 200 pesos mensuales y después tienen tres años para pagar el resto del costo, que ronda los 34 mil pesos.

La meta de la empresa es que para 2021 sumen 10 mil ‘coders’ en Latinoamérica con 85 por ciento de empleabilidad.

“María José era muy dedicada, se esforzaba muchísimo, fue de las mejores alumnas de la primera generación; fue contratada por una empresa que se llama Vinco Orbis, aquí (en México), trabajó con ellos por unos meses y surgió esta oportunidad de ir a Estados Unidos a trabajar durante tres meses en una consultoría con el BID, y estuvieron tan contentos con ella que nos acaban de confirmar que le van a extender el contrato”, contó Gabriela Rocha, directora ejecutiva de Laboratoria.

Otro caso de éxito es Katherine Díaz, una madre soltera que trabajaba, junto con su padre, como intendente en el edificio en donde Laboratoria lanzó su programa piloto.

Tras salir del programa intensivo, Díaz comenzó a trabajar en Harweb, una empresa de software.

“Hoy programa en JavaScript. Ellos están súper contentos con ella; ella está súper contenta allá. Esto implicó un cambio grande porque el cambio en el sueldo representó algo significativo en la familia”, mencionó Rocha.

Para postularse, no es necesario contar con conocimientos de desarrollo o computación, pero sí se requiere secundaria terminada y tener entre 18 y 35 años de edad.

También requieren disponibilidad de tiempo y poder asistir a las oficinas en la colonia Hipódromo Condesa, en la Ciudad de México.
Debido al número de solicitudes, sólo una de cada cinco postulantes ingresa.

Laboratoria tiene como donantes y aliados regionales a Google, Microsoft, Moodys, Linkedin, Telefónica, Odebrecht, Prosoftware, entre otros, y contempla expandirse en 2017 a Colombia y en 2018 a otros países latinoamericanos.

Todas las notas TECH
Apple trabaja en un chip que alimente Inteligencia Artificial a dispositivos
La odisea ciclista de Branson en Italia
Él es el mexicano que Zuckerberg destacó en Harvard y ésta es la razón
Millonario quiere dar la vuelta al mundo con avión solar ¡y sin escalas!
'The next big thing' para Samsung: fármacos hechos con células
Slim quiere reemplazar los taxis de la CDMX por coches eléctricos
Ciclones se agitan en los polos de Júpiter
Google, el nuevo desafío para los reclutadores de Europa
Amazon abre su primera librería en Nueva York
Crece el miedo a otro WannaCry
Autoridades piden acceso a mensajes cifrados de redes sociales por terrorismo
Waze quiere que compartas tu auto
Microsoft asegura que esta es la pluma digital más precisa del mercado
Este robot mexicano busca hacer las tareas del campo más sencillas
Xbox tendrá su 'Netflix' de videojuegos
Google quiere ayudar a crear estrategias de marketing inteligentes
Microsoft desarrolló edición más segura de Windows 10 pero... es para China
Axtel impulsará a estos seis emprendedores (y dos son mexicanos)
Jeff Bezos dona un millón de dólares a ONG de defensa de la prensa
4 apps para viajar por el mundo... sin temor
¿Por qué las empresas de servicio al cliente no sobrevivirán sin IA?
Google quiere alcanzar a Amazon para ‘platicar’ contigo
Uber admite que pagó menos a conductores en NY; los compensará con 900 dls
Requisitos para prestar servicio de Uber son constitucionales: SCJN
El hombre que le vendió muebles a Steve Jobs dirigirá Ford