Tech

El fin de los cables está cerca

Keerti Melkote es un visionario que hace 15 años ya imaginaba un mundo móvil; hoy ve el fin de los cables gracias a soluciones inalámbricas más seguras.
Jonathan Ruiz
16 octubre 2017 22:40 Última actualización 17 octubre 2017 4:55
WiFi. (Shutterstock)

WiFi. (Shutterstock)

Antes del WiFi, Keerti Melkote imaginó que habría teléfonos que al igual que una laptop, requerirían conectarse a internet. Esa idea le permitió fundar Aruba, empresa de vanguardia en conectividad móvil cuyo control cedió a Hewlett Packard Enterprise (HPE) a cambio de 3 mil millones de dólares, en 2015.

Ahora, Melkote, originario de India y habitante de California, prepara a la gente para la “microlocalización”, que permite a las empresas, por ejemplo, enviar ofertas de Cabernet a quien pasó minutos antes frente a anaqueles de tintos.

_¿Cómo imaginó el mundo cuando fundó Aruba hace 15 años?

_En ese entonces, tuve una visión muy simple: si en nuestras vidas personales habíamos adoptado teléfonos móviles como Nokia o Motorola, ¿por qué solo nos conectábamos a una computadora de escritorio, a una red alámbrica? Para mí fue una extensión natural pensar, ¿por qué no las redes pueden ser inalámbricas? En aquel tiempo, solo había laptops para conectarse con WiFi, y nadie podría haber imaginado iPads o iPhones hasta que Steve Jobs inventó esa categoría.

El salto inicial se dio con las laptops conectadas a WiFi, y el crecimiento real comenzó cuando los teléfonos inteligentes y las tabletas se conectaron al WiFi, entonces, seguía pensando que conectarse de forma inalámbrica era la forma más sencilla de conectarse a internet.

_¿Cómo conceptualizó entonces el presente que vivimos ahora?

_Sentía que el acceso a la información era sobre lo cual estaban constituidas las economías, en donde las personas deben tener la información a la mano. Si medimos el día de una persona y medimos cuánto tiempo pasa conectado, veremos que está más tiempo desconectado de una computadora de escritorio que en ella. Mi observación fue sencilla: si puedo tener la información al alcance de la mano, eso significa que seremos más productivos, estaremos mejor informados y tomaremos mejores decisiones; así no tendremos que volver a conectarnos a equipos fijos y la conexión inalámbrica será la única forma de conseguir ese futuro.

Antes, pese a que muchos clientes estaban de acuerdo con esa idea, pensaban que lo inalámbrico no era seguro ni tenía buen desempeño, así que no estaban listos para instrumentar redes inalámbricas. Cuando se habla de problemas, pienso en oportunidades: si yo puedo resolver esos problemas, entonces habrá un mercado de soluciones, y así es como nació Aruba, donde resolvemos el problema de seguridad de desempeño de todo lo inalámbrico.

Le decía entonces a mi equipo que era una tendencia moderna, considerando que era importante y trascendente por lo menos para las próximas dos décadas, y eso se hizo realidad.


_¿Qué tipo de problemas resuelve Aruba?

_Facilitamos herramientas a los clientes para varias cosas. Por ejemplo, los clientes solían pasar más tiempo en las oficinas y todo el mundo estaba acostumbrado a usar WiFi en el hogar y, sin embargo, esto fue necesario también para la oficina, pero luego se modernizaron las computadoras de escritorio con un dispositivo móvil, un mundo en el que puedes conectarte en cualquier sitio, lo que resultaba más cómodo.
Empecé a analizar cómo sería una oficina moderna antes de tener una red inalámbrica. Actualmente, las oficinas se están convirtiendo en salas más modernas con un entorno más cómodo, y donde quiera que uno esté, consume información.

Los seres humanos estamos hechos para colaborar y para generar ideas nuevas en conjunto, que a su vez nos ayudan a generar lugares de trabajo en donde podamos desarrollar estas ideas: nos deshacemos de los teléfonos fijos, de la computadora de escritorio y así trabajamos en una red inalámbrica.

¿Cómo es que las compañías de retail se quieren conectar con sus clientes de forma digital, en un espacio físico? Utilizan WiFi.

Por ejemplo, cuando estás en casa buscas en Amazon diferentes productos que quieres comprar y ves algo que te agrada y vas a la tienda. Lo que tratamos de hacer es que a través de WiFi se genere una experiencia digital creando un entorno en donde se puedan tomar decisiones.

_¿Lo llamaría microlocalización?

_Claro, se usa la localización como un atributo de la red. Por ejemplo, como cadena me doy cuenta de que eres cliente y te mando una notificación. Así, cambia la experiencia de compra física al conocer a la persona y su ubicación, con servicios de microlocalización. Se está tratando de trasformar la experiencia de compra para mejorar también la experiencia de venta y tener mayores ingresos.

_¿Nos puede explicar cómo esto ayuda en el proceso de microlocalización?

_Con lo inalámbrico se tienen señales de radio que pasan de su dispositivo al punto de acceso de WiFi por aire; en diversos puntos de acceso identificamos su señal y triangulamos, y ubicamos el lugar específico donde se encuentra la persona.

Al saber dónde está el usuario sé dónde está su dispositivo, su identidad. Al saber quién es, puedo saber también si es miembro del programa de lealtad; y si lo es, le mando un mensaje de bienvenida.
Parte de la experiencia frustrante de los compradores es no hallar lo que busca. Mi aplicación lo llevará a encontrar lo que busca.

1
 

 

Compras. (Tomada de Facebook)


_Aruba crece rápidamente, ¿estamos viendo el final de los cables en la oficina?

_Yo diría que sí. Ahora hay una mentalidad de “lo móvil es primero”, eso se está dando. Los cables como medios para conectar a la gente desaparecerán y los sistemas inalámbricos serán los medios para conectarnos, la gente lo ha elegido así.

_¿Qué pasa con la confianza?

_Creo que ese fue un desafío técnico, pero si olvidamos la parte de la confianza y se le ofrece al cliente final una conexión inalámbrica y una alámbrica, el cliente va a optar por el WiFi. Ya no hay elección, ese es el camino porque los usuarios ya están allí. Lo que quieren saber ahora es cómo conectarse con mayor confianza y seguridad, y eso es lo que nosotros hacemos.

Aruba produce sistemas especializados para empresas, asegurándonos que va a funcionar de forma confiable y segura para dar la señal correcta, en el momento correcto, con la banda ancha correcta.

_¿En qué consiste la seguridad en sus sistemas?

_Una de las grandes preocupaciones cuando la red es inalámbrica es que la señal está en todas partes porque la radioseñal no se queda solo al interior. Entonces, la preocupación es que cualquiera se pueda conectar y colgar, robar propiedad intelectual o información sensible. Por ello, hay que encontrar una forma para evitar que cualquiera pueda conectarse, y solo se conecten los clientes autorizados. Y que lo que envíen esté encriptado para que nadie pueda ver la información que se ha enviado.

Lo que hicimos en Aruba fue, primero, construir un sistema que le permite a las compañías acreditar, saber quién se conecta y dar acceso solo con contraseña; y, en segundo lugar, encriptar todo el tráfico de información para que nadie más pueda ver lo que se está enviando. Al hacer eso podemos asegurar la seguridad a un nivel tal que hasta el Ejército se siente cómodo, a ese nivel llega la seguridad que hemos instrumentado. Ahora podemos afirmar que la conexión inalámbrica es más segura que la alámbrica porque nosotros encriptamos todo.

_¿Cómo ve el futuro, qué es lo que usted vislumbra?

_Hay algunas tendencias que yo veo: una de ellas es una tecnología a nivel más alto, ya no va a ser solo el dominio de tecnología de la información sino la información de toda la gente, es decir, actualmente los consumidores están consumiendo más tecnología que las empresas, así que considero que por esta razón habrá un consumo de tecnología a una escala tal que jamás hemos visto antes.

_¿Qué oportunidades y desafíos ve en México?

_Hay una visión mundial fuera de México que no está bien entendida. Antes de venir visité destinos turísticos, pero en la Ciudad de México me sorprendí de ver una ciudad tan moderna y dinámica. Actualmente no pienso en México como una economía emergente, sino que ya emergió, aunque claro, con todos los desafíos de una economía emergente.

Pienso en México no como una economía en desarrollo, sino ya desarrollada y moderna, pero debe tomar ventaja del entorno: Aruba está aquí porque vemos una oportunidad enorme, estamos en etapas incipientes de tomar esa oportunidad.