Tech

El DDT y sus controvertidos efectos

El uso del DDT ha sido fuertemente criticado desde sus orígenes en la Segunda Guerra Mundial. Una de las más reconocidas luchadoras en contra de sus uso fue Rachel Crason.
Redacción
27 mayo 2014 14:30 Última actualización 27 mayo 2014 14:34
Rachel Carson, científica en contra del uso del DDT. (Bloomberg)

Rachel Carson, científica en contra del uso del DDT. (Bloomberg)

El Dicloro Difenil Tricloroetano es un pesticida que comenzó a utilizarse durante la Segunda Guerra Mundial para controlar las enfermedades transmitidas por insectos a los que se les llamó ‘vectores’.

El DDT se utilizó para combatir enfermedades como el tifus, la malaria y otras enfermedades transmitidas por insectos.

Sin embargo, algunos de sus efectos han llevado a cuestionar su uso.

El Programa Nacional de Toxicología de Estados Unidos lo calificó como ‘tóxico’ y lo asoció con problemas neurológicos y psiquiátricos.

En tanto, la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) la clasificó en 1987 como una sustancia cancerígena.

Por otra parte sus efectos han sido relacionados con problemas reproductivos y de desarrollo infantil.

Rachel Carson y lucha contra el DDT

Desde sus orígenes, el Dicloro Difenil Tricloroetano fue receptor de numerosas críticas, entre ellas las de Rachel Louis Carson.

Descrita como una científica tímida y modesta tenía dos pasiones en su vida: amaba la naturaleza y amaba escribir.

Estas dos características la llevaron a escribir en 1962 su obra Silent Sping (Primavera silenciosa) con el cual logró llamar la atención del público estadounidense para salvaguardar la naturaleza de la destrucción química.

En su obra documentó a detalle los peligros a largo plazo de los pesticidas entre ellos el DDT.

Sin embargo fue en 1958 cuando Crason quedó impactada por una carta que le fue enviada por unos amigos en Cabo Cod que testificaban que el rociado aéreo del DDT había matado a cientos de pájaros en varios campos de ese lugar.

Su investigación abarcó 4 años, en los que además de enfrentar duras críticas de las compañías que se encargaban de fabricar este pesticida, luchaba también con el cáncer de mama.

Tras la publicación del libro y luego de varias apariciones en televisión, Carson logró llamar la atención del público y llamó a que se estableciera en el Congreso una ‘comisión sobre pesticidas’.

En 1970, siete años más tarde, su lucha rindió frutos logrando que el gobierno prestara mayor atención en el medio ambiente y creara la Agencia de Protección Ambiental.

Finalmente su disputa a favor del ambiente cerró con broche oro, al lograr que en 1972 el gobierno prohibiera el uso del pesticida.