Tech

Confesiones de un 'influencer' en Instagram

Hay quien puede ganar 10 mil dólares por publicación patrocinada en la red social. E incluso, alguien con 'sólo' 10 mil seguidores gana 100 dólares por 'post'. Así que vamos a intentarlo...
Bloomberg
02 diciembre 2016 18:6 Última actualización 02 diciembre 2016 18:6
Etiquetas
mcha

El autor obtuvo ayuda profesional de una fotógrafa para su labor. (Tomada de @mchafkin)

Siempre he sido querido. Al menos creo que es así. Tengo amigos, una esposa, un trabajo, un título universitario. Hago ejercicio. Me corto el cabello de manera regular.

Y sin embargo, últimamente, me he sentido poco realizado, casi incompleto.

En todas partes en las redes sociales estoy rodeado por personas extremadamente atractivas: hombres súper arreglados y mujeres que ingieren alimentos que no solo son saludables, sino que están impecablemente servidos. Mi ropa parece cansada, arrugada, con falta de accesorios. Y mis fotos de vacaciones, oh Dios, mis fotos...

Debería mencionar que he estado pasando mucho tiempo en Instagram, la aplicación para compartir fotos, que de acuerdo a sociólogos y mi propia experiencia, es un servicio perfectamente diseñado para subvertir su autoestima.

Mientras Snapchat alienta a los usuarios a crear selfies que desaparecen en 24 horas, el elegante diseño de Instagram y los halagadores filtros alientan a los más de 500 millones de usuarios a embellecer sus paisajes y suavizar sus facciones más duras.

Debido a esto —y debido a que los presupuestos de publicidad inevitablemente fluyen hacia cualquier medio con grandes cantidades de personas donde pasan mucho tiempo— Instagram ha atraído una suerte de clase profesional.

Estos miembros de alta influencia sobre las masas, 'influencers', como se les conoce en inglés, son propiedades mediáticas en sí mismas, convirtiendo buena apariencia y gustos en flujos de ingresos: marcas les pagan para que presenten sus productos.

Hay miles, tal vez decenas de miles de ’influencers’ que viven de esto. Algunos viven bien de esto. Los más exitosos exigen 10 mil dólares y más por una solo foto de Instagram.

Los acuerdos de patrocinio a largo plazo son bien conocidos por los usuarios de Instagram, como Kristina Bazan, quien firmó el año pasado con L’Oréal, y pueden tener un valor de 1 millón de dólares o más.

Grandes minoristas usan a los ’influencers’, así como las marcas de moda, compañías de alimentos y bebidas y conglomerados de medios de comunicación.

1
ALLÁ VAMOS....

 

mcha


Comencé a indagar para entender cuán difícil era realmente este trabajo. Daniel Saynt de la agencia Socialyte, dijo que prácticamente cualquiera podría ser un profesional de Instagram. Para probarlo, me hizo una oferta: me ayudaría a convertirme en un ’influencer’.

El plan, que diagramé con mi editor y un abogado de Bloomberg Businessweek, fue este: con la asesoría de la compañía de Saynt, iría encubierto por un mes, en un intento por convertir mi pobre perfil @mchafkin en uno de un ’influencer’ con todas las de la ley.

A fines de septiembre, dos semanas antes del comienzo del experimento, me dirigí a la oficina central de Socialyte en el barrio de SoHo en Nueva York.

La agencia gestiona a alrededor de 100 personalidades de Instagram, a quienes cobra el 30 por ciento de sus ingresos a cambio de coordinar para ellos eventos.

Publiqué mi primera foto un domingo alrededor del mediodía. No obtuve un digital 'me gusta' por 15 minutos. El ritmo no tenía buena pinta. Los ’influencers’ moderadamente exitosos pueden obtener 100 o más 'me gusta' en ese lapso de tiempo.

Para la hora de la cena, publiqué otra foto y recibí varias docenas de 'me gusta' y cerca de tres seguidores.

Eso no está mal para alguien con una presencia casi inexistente en Instagram, pero fue desalentador para mí, debido a que necesitaría al menos 5 mil seguidores para tener alguna esperanza de ganar dinero.

Esa noche me inscribí en un servicio recomendado por Socialyte llamado Instagress. El servicio pagado trabaja para atraer seguidores en Instagram.

Tras obtener ayuda profesional de una fotógrafa, Alisha Siegel, sentí una mayor confianza. Estaba sumando entre 20 y 30 seguidores casi todos los días, un incremento desde los 10 diarios de la semana anterior.

Para fines de la segunda semana, había alcanzado los 600 seguidores, un crecimiento de 300 por ciento. Saynt me dijo que si seguía así, podría llegar a 10 mil para fin de año, lo que sería suficiente para ganar tal vez 100 dólares por publicación patrocinada.

Eso era alentador. Pero para mantener el ritmo tendría que gastar 2 mil dólares al mes en servicios de fotografía y también mantener un flujo regular de vestuario nuevo. No habría manera que pudiera ganar dinero para pagar los costos involucrados; claramente no tengo el talento para esto.

Mi experimento llegaba a su fin, pero comenzaba a preguntarme si habría una manera más fácil de hacer esto.

Internet está lleno de servicios que ofrecen agregar seguidores por miles. Comprar seguidores —o comprar 'me gusta' y comentarios, que también están a la venta en Internet —no engañarán a anunciantes sofisticados, debido a que Instagram informa sobre las impresiones reales y el tamaño de la audiencia.

Pero la táctica puede ayudar a que su perfil sea un poco más impresionante.

Existe la probabilidad de que un incremento falso pueda convertirse en un impulso genuino. De manera que con cerca de una semana para la fecha límite, entré a un sitio web llamado Social Media Combo, que promete 'seguidores de alta calidad'.

Los paquetes van desde 15 dólares por 500 a 160 dólares por 5 mil Elegí el paquete básico. Tras dos días sin ningún resultado, sin darme cuenta pasé de 885 seguidores a alrededor de mil 400 en horas.

Cuando publiqué mi foto final de ’influencer’ el 11 de noviembre —una foto de una tienda de flores que me había vendido Siegel— Instagram había eliminado varios de mis admiradores falsos, pero estaba agregando suficientes seguidores para contrarrestar con creces la mayoría de estas reducciones.

Al momento de escribir este artículo, tenía casi mil 400.

Dejé de publicar al día siguiente, un sábado, y no publiqué nada en Instagram por una semana. Hubo momentos en que eso me generó ansiedad.

Al escribir el último párrafo, me tomé otra foto, una auténtica. Se veía un escritorio —un desorden horrible, con un plato de papel y vasos desechables y pilas de revistas viejas.

Pero cuando estaba listo para publicarla, vacilé, y pensé: ¿No se vería mejor con un filtro?

Todas las notas TECH
Plataforma que usan los hijos de Bill Gates está disponible para ti
Fragmentos del universo, a la venta por 7 mil pesos en la CDMX
Fintech mexicanas se preparan para llegar a Europa y Medio Oriente
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Por qué las ballenas crecieron tanto? Esto dicen los científicos
Apple trabaja en un chip que alimente Inteligencia Artificial a dispositivos
La odisea ciclista de Branson en Italia
Él es el mexicano que Zuckerberg destacó en Harvard y ésta es la razón
Millonario quiere dar la vuelta al mundo con avión solar ¡y sin escalas!
'The next big thing' para Samsung: fármacos hechos con células
Slim quiere reemplazar los taxis de la CDMX por coches eléctricos
Ciclones se agitan en los polos de Júpiter
Google, el nuevo desafío para los reclutadores de Europa
Amazon abre su primera librería en Nueva York
Crece el miedo a otro WannaCry
Autoridades piden acceso a mensajes cifrados de redes sociales por terrorismo
Waze quiere que compartas tu auto
Microsoft asegura que esta es la pluma digital más precisa del mercado
Este robot mexicano busca hacer las tareas del campo más sencillas
Xbox tendrá su 'Netflix' de videojuegos
Google quiere ayudar a crear estrategias de marketing inteligentes
Microsoft desarrolló edición más segura de Windows 10 pero... es para China
Axtel impulsará a estos seis emprendedores (y dos son mexicanos)
Jeff Bezos dona un millón de dólares a ONG de defensa de la prensa
4 apps para viajar por el mundo... sin temor