Tech

Blackberry refuerza servicio de protección de datos con nueva compra

La nueva compra de Blackberry es la firma estadounidense WatchDox, la cual ofrece control y visibilidad sobre cómo se editan copian, imprimen y reenvían archivos. Es usada por agencias federales, empresas privadas y estudios de Hollywood. 
Reuters
21 abril 2015 10:0 Última actualización 21 abril 2015 16:8
[Bloomberg] La venta del sistema BlackBerry 10 es considerado crucial para el futuro de la empresa. 

[Bloomberg] La venta del sistema BlackBerry 10 es considerado crucial para el futuro de la empresa.

Blackberry está adquiriendo la firma tecnológica estadounidense WatchDox, que desarrolla software que protege archivos, en una apuesta por reforzar aún más sus credenciales de seguridad.

El software de WatchDox, que está siendo usado por algunas de las mayores agencias federales del mundo, empresas privadas y estudios en Hollywood, ofrece total control y visibilidad sobre cómo se editan copian, imprimen y reenvían archivos.

Además ofrece a los administradores la capacidad de bloquear o eliminar el acceso a archivos comprometidos durante una violación de datos.

Los términos del acuerdo no fueron revelados.

A principios de este año, el presidente ejecutivo BlackBerry, John Chen, había estimado que una parte del crecimiento previsto de los ingresos por software para este año provendrían de las adquisiciones de empresas que le permitan vender a la firma más servicios de valor agregado.

BlackBerry hizo un par de adquisiciones estratégicas el año pasado que le han permitido ofrecer este tipo de servicios.

En julio, la compañía anunció la compra de Secusmart, una firma privada de Alemania especializada en el encriptado de voz y datos utilizado por el Gobierno de ese país y otros clientes.

En septiembre, adquirió Movirtu, un emprendimiento tecnológico basado en Gran Bretaña cuyo software permite a los usuarios tener dos números de teléfono en el mismo dispositivo con una sola tarjeta SIM.

Las compras han ayudado a BlackBerry a incrementar su cartera de servicios, adaptándose a las necesidades de su base principal de clientes, como empresas y agencias gubernamentales.

Fuentes allegadas al medio israelí Globe revelaron que la firma canadiense habría pagado por WatchDox 100 millones de dólares.

Las personas familiarizadas con el acuerdo mencionaron que tras la adquisición de la startup fundada por el CEO Moti Rafalin se contempla que Blackberry establezca un centro de desarrollo en Israel basado en su más reciente compra.

La empresa con sede en San Francisco cuenta con instalaciones de desarrollo e investigación en Petah Tikva. Israel.

Todas las notas TECH
Fragmentos del universo, a la venta por 7 mil pesos en la CDMX
Fintech mexicanas se preparan para llegar a Europa y Medio Oriente
Huawei no está ebria, aunque podría estar un poco mareada
¿Por qué las ballenas crecieron tanto? Esto dicen los científicos
Apple trabaja en un chip que alimente Inteligencia Artificial a dispositivos
La odisea ciclista de Branson en Italia
Él es el mexicano que Zuckerberg destacó en Harvard y ésta es la razón
Millonario quiere dar la vuelta al mundo con avión solar ¡y sin escalas!
'The next big thing' para Samsung: fármacos hechos con células
Slim quiere reemplazar los taxis de la CDMX por coches eléctricos
Ciclones se agitan en los polos de Júpiter
Google, el nuevo desafío para los reclutadores de Europa
Amazon abre su primera librería en Nueva York
Crece el miedo a otro WannaCry
Autoridades piden acceso a mensajes cifrados de redes sociales por terrorismo
Waze quiere que compartas tu auto
Microsoft asegura que esta es la pluma digital más precisa del mercado
Este robot mexicano busca hacer las tareas del campo más sencillas
Xbox tendrá su 'Netflix' de videojuegos
Google quiere ayudar a crear estrategias de marketing inteligentes
Microsoft desarrolló edición más segura de Windows 10 pero... es para China
Axtel impulsará a estos seis emprendedores (y dos son mexicanos)
Jeff Bezos dona un millón de dólares a ONG de defensa de la prensa
4 apps para viajar por el mundo... sin temor
¿Por qué las empresas de servicio al cliente no sobrevivirán sin IA?