Tech

A Uber ya no 'le sale' rentar autos

El alto costo del programa de renta de automóviles que tiene la tecnológica en Estados Unidos orilló a la firma a buscar vender su área encargada del programa, Xchange Leasing, o al menos reducirlo. 
Olivia Zaleski | Bloomberg
08 agosto 2017 17:16 Última actualización 08 agosto 2017 17:16
Uber. (Bloomberg)

Uber. (Bloomberg)

Uber Technologies está tratando de desprenderse de su costoso programa de alquiler de autos en Estados Unidos.

La junta directiva de la empresa de transporte on demand concluyó que Xchange Leasing, una subsidiaria de propiedad total, es insostenible y debe ser vendida o consolidada en una unidad más pequeña dentro de Uber, según una persona familiarizada con los planes.

La junta decidió el mes pasado reducir el programa, que proporciona alquiler de autos a los conductores en su servicio, después de descubrir que era mucho más caro de lo que creyó originalmente.

Xchange había estado estimando pérdidas de alrededor de 500 dólares por vehículo, pero en realidad la cifra se acerca más de 9 mil dólares por auto, dijo la persona, pidiendo no ser identificada discutiendo información privada.

La decisión es una medida radical para Uber, que lanzó el programa hace dos años, impulsado por una línea de crédito de mil millones de dólares proporcionada por Goldman Sachs Group.

Xchange ofrece actualmente 40 mil vehículos para arrendamiento a través de 14 salas de exhibición en todo EU. Hasta 500 puestos de trabajo podrían verse afectados por la venta de la empresa, según el Wall Street Journal, que dio la noticia más temprano el martes. Uber aspira a realizar una venta o reducir la empresa de alquiler para fines de año, dijo la persona.

Uber se negó a comentar.

Tras una ola de controversias a principios de este año, los inversionistas han instado a Uber, con sede en San Francisco, a consolidar sus negocios y reducir los costos en preparación para una futura oferta pública inicial. El año pasado, las pérdidas en Uber totalizaron casi 3 mil millones de dólares, excluyendo el negocio de China que vendió a mediados del año pasado.

La unidad de alquiler ha tenido algunas dificultades. Aunque concebido como una forma de ayudar a los nuevos conductores, el programa también dejó algunos choferes atados a compromisos que no pudieron cumplir, informó Bloomberg el año pasado.

En enero, Uber pagó 20 millones de dólares para cerrar una demanda de la Comisión Federal de Comercio que la acusaba de hacer declaraciones falsas o engañosas acerca de su programa de arrendamiento.

Y la semana pasada, el Wall Street Journal informó que Uber alquiló a sabiendas autos inseguros en Singapur que eran propensos a incendiarse.