Suplementos
ESPACIO URBANO

Cineteca Nacional, una respuesta a la condición urbana inmediata

Rojkind Arquitectos hacen un análisis de la renovación que tuvo la Cineteca Nacional, que además de reconfigurar el espacio para disfrute de los usuarios, ampliar sus instalaciones y salas de proyección, sumó al contexto urbano con su espacio público incluyente.
Rojkind Arquitectos
12 agosto 2014 15:46 Última actualización 12 agosto 2014 15:46
La Cineteca Nacional alberga el acervo de cine más importante de América Latina. (Cuartoscuro)

La Cineteca Nacional alberga el acervo de cine más importante de América Latina. (Cuartoscuro)

El compadre Mendoza (1933), de Fernando de Fuentes, fue la primera película proyectada en la Cineteca Nacional, espacio construido en 1974 con el fin de preservar la memoria fílmica nacional y promover la cultura cinematográfica nacional e internacional en nuestro país.

La Cineteca Nacional alberga el acervo de cine más importante de América Latina. Su renovación total fue promovida por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en 2011 e incluía la remodelación total del complejo existente, más espacio de bóvedas de archivo y cuatro nuevas salas de proyección. Pero adicionalmente, y en respuesta a la condición urbana inmediata, se tenía que contemplar mucho trabajo de recuperación y destinar parte del terreno a espacio público para dar alivio a la muy densa zona de Xoco, cuyos nuevos desarrollos inmobiliarios carentes de áreas verdes y espacios para la recreación, saturaron el tejido urbano.

1
LAS PRIMERAS ACCIONES

Las primeras acciones fueron la reubicación del estacionamiento, que ocupaba el 40 por ciento del terreno, por una estructura de seis pisos y la reactivación de la “puerta trasera”, ubicada frente al histórico cementerio del pueblo, que tiene una escala más amigable para los peatones ya que 70 por ciento de los visitantes de la Cineteca llegan en transporte público o a pie.

En el espacio recuperado se organizó el nuevo programa en torno a dos ejes: uno perpendicular a la calle del Real Mayorazgo, que se convirtió en la entrada peatonal principal y otro perpendicular a la Avenida México-Coyoacán para autos y peatones.

La intersección de los ejes se convirtió en una nueva plaza de 80m x 40m protegida de la intemperie por una techumbre que conecta el complejo existente con las nuevas salas de proyección. Cubierta de paneles de aluminio con perforaciones triangulares de diferentes tamaños, la estructura del techo envuelve a las nuevas salas y se convierte en su fachada. El espacio cubierto además de su función como vestíbulo, puede albergar conciertos, obras de teatro, exposiciones, entre muchas otras muestras.

Cineteca Nacional. (Cuartoscuro)
1
SIN LA SENSACIÓN DE UN CINE COMERCIAL

“No queríamos que se sintiera como el lobby de un cine comercial, queríamos que se sintiera más bien como un campus universitario con todo flotando en un parque”, dijo el socio fundador Michel Rojkind.

El programa incluyó un foro al aire libre, amplias áreas verdes y nuevos locales comerciales que incrementaron la convivencia y el intercambio cultural y le dan al complejo las características de un campus universitario.

Cineteca Nacional. (Cuartoscuro)
1
CONTEXTO URBANO

Las nuevas salas de proyección tienen una capacidad de aforo de 180 personas cada una, mientras que las salas existentes fueron equipadas con nueva tecnología. En total, ahora el complejo tiene capacidad para 2 mil 495 visitantes en salas interiores, en tanto que el anfiteatro al aire libre tiene capacidad para 750 personas. Se añadieron también dos nuevas bóvedas, para archivo de la Cineteca.

La renovación de este espacio fue un proyecto que además de reconfigurar el espacio para disfrute de los usuarios, ampliar sus instalaciones y salas de proyección, sumó al contexto urbano con su espacio público incluyente.

Cineteca Nacional. (Cuartoscuro)