Sociedad

STC-Metro, responsable del diseño de L12: ICA Alstom-Carso y CAF

Los titulares de CAF, Maximiliano Zurita; y de ICA Alstom-Carso, Ricardo Moscoso Morán, dijeron que sólo atendieron las especificaciones que les hicieron funcionarios de la STC, en materia de construcción de vías, trazo de curvas y adaptación de trenes.
Línea 12 del Metro. (Cuartoscuro/Archivo)

Transporte público

CIUDAD DE MÉXICO. Las empresas constructoras de la obra civil y la proveedora de los trenes para la Línea 12 del Metro se deslindaron de toda responsabilidad del colapso de la “Línea Dorada” y culparon a funcionarios del Proyecto Metro, del STC Metro, al secretario de Obras y al gobierno del DF.

Los titulares de CAF, Maximiliano Zurita; y de ICA Alstom-Carso, Ricardo Moscoso Morán, aseguraron que sólo atendieron las especificaciones precisas que les otorgaron los funcionarios del STC en materia construcción de vías, trazo de curvas y adaptación de trenes.

En una reunión de trabajo con diputados federales de la Comisión Especial de Seguimiento al Ejercicio de los Recursos Federales que Destinen o se hayan Destinado a la Línea 12, los representantes de las empresas también aclararon que para el pago de la obra no se usaron recursos federales, sino sólo los pertenecientes al fideicomiso correspondiente.

No obstante, se reservaron a contestar por escrito el mayor número de preguntas de los legisladores, sobre todo en torno a las observaciones que hizo la empresa Systra acerca de la incompatibilidad de trenes, vías, trazo de las curvas.

Maximiliano Zurita fue cuestionado sobre si el problema fue que no había ninguna comunicación entre la empresa encargada de la obra civil, la encargada de los trenes y los funcionarios del STC Metro, a lo que respondió que "nosotros sólo hicimos lo que nos pidieron y con las especificaciones solicitadas”.

Incluso guardaron silencio cuando el diputado del PAN, Jorge Sotomayor, secretario de la Comisión, acusó que ambas empresas cometieron un fraude por 22 mil millones de pesos en complicidad con la administración de Marcelo Ebrard y su secretario de Finanzas, el hoy senador Mario Delgado.

Aunque los representantes empresariales mostraron los documentos firmados de la recepción de la obra, de las revisiones de la entrega y posterior dictamen de probables daños ocultos, se dijeron dispuestos a coadyuvar en la reparación y reconstrucción de la línea. “Somos parte de la solución”, dijeron.

Advirtieron que la parte más complicada para poder arrancar los trenes es el suministro de los materiales para la reconstrucción de las vías, tanto por su cantidad como porque deben ser importados de Francia.