Sociedad

Chocan miembros
de la CRAC con policía
y Ejército en Guerrero

Un operativo para recuperar vehículos oficiales en el barrio El Fortín, del municipio de Tixtla, se convirtió en un enfrentamiento entre comunitarios y autoridades que dejó cuatro lesionados y varios intoxicados.
Enrique Villagómez/Corresponsal
19 marzo 2014 14:58 Última actualización 19 marzo 2014 15:20
[Agreden a director de policía en Tixtla / Cuartoscuro]

Al menos dos policías y dos ciudadanos civiles fueron lesionados en la cabeza por las piedras que se arrojaron durante el enfrentamiento. (Cuartoscuro)

CHILPANCINGO. Al menos cuatro personas lesionadas y varias intoxicadas fue el saldo que arrojó un enfrentamiento entre integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y efectivos de la policía estatal, ministerial y miembros del Ejército Mexicano, en la cabecera municipal de Tixtla, Guerrero.

Los hechos que se registraron la mañana de este miércoles sobre la carretera federal Chilpancingo-Tlapa, en las inmediaciones del barrio El Fortín que se ubica en la cabecera municipal de Tixtla, derivaron de la incursión que llevaron a cabo las fuerzas de seguridad para recuperar varios vehículos que se encontraban retenidos por los integrantes de la Policía Comunitaria.

El enfrentamiento inició cuando los efectivos de seguridad pretendieron ejecutar varias órdenes de aprehensión en contra de miembros de la CRAC por su presunta responsabilidad en la retención de los vehículos que son propiedad de las autoridades.

Sin embargo, no se logró llevar a cabo ninguna aprehensión debido a que los miembros de la Policía Comunitaria recibieron el apoyo de estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, así como de civiles, quienes se enfrentaron a pedradas con los policías y miembros del Ejército.

Como resultado de este enfrentamiento, al menos dos policías y dos civiles fueron lesionados en la cabeza por las piedras que se arrojaron, en tanto que varias personas más presentaron síntomas de intoxicación por el gas lacrimógeno que arrojaron los guardianes del orden para poder dispersar a la población.

Posteriormente, circuló una versión de que en otra colonia de ese municipio, las fuerzas de seguridad se llevaron a una hermana de Gonzalo Molina González, quien fungía como promotor de la CRAC, pero que actualmente se encuentra preso en el penal federal de Oaxaca, acusado de diversos delitos.