Sociedad

Prohibido estacionarse
en las bahías de Masaryk

El GDF advierte que las bahías de ascenso y descenso en la avenida Presidente Masaryk, en Polanco, serán habilitadas sólo con la condición de que los negocios no las utilicen como estacionamiento; si lo hacen serán clausuradas.
Rafael Montes
30 noviembre 2014 20:31 Última actualización 01 diciembre 2014 5:0
El gran beneficiario de la obra será el peatón. (Eladio Ortiz)

El gran beneficiario de la obra será el peatón. (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO. Dhyana Quintanar, titular de la Autoridad del Espacio Público del DF, informó que las bahías de ascenso y descenso construidas durante la remodelación de la avenida Presidente Masaryk, en Polanco, serán habilitadas sólo con la condición de que los negocios no las utilicen como espacio de estacionamiento.

De lo contrario, dijo en entrevista con El Financiero, si no se respeta esa disposición, las bahías serán clausuradas y los clientes de esos establecimientos no podrán descender sobre Masaryk.

“Si los comercios no se hacen corresponsables de que se haga un uso adecuado, se pueden cancelar las bahías; si los visitantes en auto particular no hacen una gestión corresponsable de ese espacio, habrá un esquema que establezca las bases para clausurar una bahía”.

Agregó que “sólo aquellos comercios que garanticen que se está utilizando adecuadamente esa bahía, podrán seguir gozando de ese servicio; si no, cerraremos ese espacio (y) se estaría inhabilitando también si hay un vehículo estacionado permanentemente”.

Quintanar aseguró que la petición del funcionamiento de bahías sobre Masaryk no es sólo de los comercios, sino también de los diez comités vecinales de Polanco.

En la mesa entre vecinos y autoridades, Quintanar aseguró que la petición de los comités es que las bahías no operen en calles transversales, como lo pide otro grupo.

Quienes se oponen a la operación de bahías sobre el arroyo de Masaryk argumentan que será un retroceso en la conquista de espacios para el peatón.

La funcionaria explicó que el espacio que ocupan las bahías con el actual diseño representa sólo 4 por ciento del total de la superficie ganada para el tránsito peatonal, por lo que no significa una invasión a los espacios de los transeúntes.

“Es una decisión en la que únicamente se está sacrificando menos del 4 por ciento de lo que se ganó para el peatón y aquí incluimos el espacio ganado de los autos estacionados sobre las banquetas, los 586 vehículos que diariamente se estacionaban sobre las banquetas de Masaryk y que por ende, no eran espacios del peatón”, explicó.

La titular de la AEP dijo que con la remodelación de Masaryk, las banquetas se ampliaron 40 centímetros hacia el arroyo vehicular, se construyeron “orejas” en las esquinas para reducir el ancho de las bocacalles en beneficio de los peatones y la glorieta de Arquímedes ganó 50 metros cuadrados.

En suma, “hicimos un reacomodo, donde el ganador es el peatón”.
Leopoldo Vargas, coordinador del comité ciudadano de Los Morales Polanco, confirmó que el gobierno decidió que, por consenso de los diez comités ciudadanos de Polanco, las bahías funcionen sobre Masaryk y se descartó la propuesta de que el ascenso y descenso de pasajeros y mercancías se haga sobre las calles transversales.