Sociedad

Papa Francisco designa a Morelia como una nueva sede cardenalicia

Alberto Suárez Inda, quien ya rebasó la edad para el servicio activo, es nombrado por el Papa Francisco como Arzobispo de la capital michoacana.
Notimex
04 enero 2015 21:19 Última actualización 05 enero 2015 5:0
Alberto Suárez Inda es el nuevo Arzobispo de Morelia. (Archivo/Cuartoscuro)

Alberto Suárez Inda es el nuevo Arzobispo de Morelia. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DEL VATICANO.- La designación como cardenal del arzobispo mexicano Alberto Suárez Inda, proveniente de una arquidiócesis que nunca antes había tenido un purpurado, ha sido una de las sorpresas en la lista de los futuros “príncipes de la Iglesia” anunciada este domingo por el Papa.

Al finalizar la bendición dominical con el Angelus, asomado a su estudio personal en el Palacio Apostólico y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro, Francisco dio a conocer los nombres de los 20 cardenales que él mismo consagrará el 14 de febrero próximo.

Unos 15 son purpurados “electores” por tener menos de 80 años y por ello están habilitados para ingresar a un Cónclave para elegir a un futuro Papa. Entre ellos fue incluido Suárez Inda, no obstante ya lleva casi un año que presentó su renuncia obligatoria al puesto de arzobispo de Morelia, Michoacán.

Nacido en Celaya, Guanajuato, el 30 de enero de 1939, Suárez Inda había enviado al Vaticano (el mismo día de su cumpleaños) su dimisión al alcanzar la edad límite para la jubilación obligatoria de los obispos, establecida a los 75 años por el Código del Derecho Canónico.

Eso no pareció importarle al Papa que en lugar de aceptarle la renuncia lo eligió sorpresivamente como nuevo cardenal, en un gesto de cercanía no sólo con México sino con una zona golpeada por la violencia.

En 1953 Suárez Inda ingresó al Seminario Diocesano de Morelia donde cursó Humanidades y cinco años más tarde viajó a Roma donde estudió Filosofía y Teología en la Universidad Gregoriana.

Ordenado sacerdote el 8 de agosto de 1964, fue nombrado obispo de Tacámbaro el 5 de noviembre de 1985.

Juan Pablo II lo nombró como el octavo arzobispo de Morelia el 20 de enero de 1995. Además se desempeñó como vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, entre 2004 y 2009.

La elección del arzobispo de Morelia es ya una sorpresa en sí, considerando que la arquidiócesis de Monterrey era históricamente cardenalicia y el Papa podía haber elegido a su pastor, Rogelio Cabrera López, como purpurado.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, afirmó que “la Diócesis de Morelia es una región golpeada por la violencia”.