Sociedad

Modificarán drenaje para evitar inundaciones en el Nuevo AICM

Serán eliminadas las descargas de aguas negras a la laguna Casa Colorada; los flujos de drenaje serán remitidos al Dren General
del Valle de México.
Miriam De Regil
07 septiembre 2014 20:39 Última actualización 08 septiembre 2014 5:0
Con el nuevo aeropuerto, la planta de bombeo  ya no será útil. (Cortesía Conagua)

Con el nuevo aeropuerto, la planta de bombeo ya no será útil. (Cortesía Conagua)

CIUDAD DE MÉXICO. Las obras hidráulicas que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) ejecutará en la zona donde se construirá el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) modificarán las descargas de la planta de bombeo Casa Colorada, inaugurada en marzo de 2012 y cuyo objetivo principal es regular los volúmenes de agua excedentes del drenaje capitalino y reducir al mismo tiempo los riesgos de inundación en la zona nororiente.

Según el director general de la Conagua, David Korenfeld, una de las primeras acciones será eliminar la descarga de aguas negras a la laguna Casa Colorada, por lo cual, aseguró la planta de bombeo superficial “ya no será útil”.

El funcionario informó que también se modificará la descarga de la planta de bombeo Casa Colorada para que ahora envíe el agua hacia el Dren General del Valle.

“Este nuevo arreglo de infraestructura implica el manejo hidráulico óptimo en el que mediante el desazolve y la ampliación de la Laguna de Regulación Horaria y el Lago de Churubusco para incrementar su capacidad, garanticemos que regule los cinco millones de metros cúbicos en condiciones óptimas regulaba la Laguna Artificial y que nos da la oportunidad de sustituir una parte en otra región”.

La planta Casa Colorada opera durante las horas más intensas de lluvia y en condiciones de saturación de los cauces principales del drenaje metropolitano para recibir aportaciones de agua del Sistema de Drenaje Profundo, a través del Túnel Interceptor Río de los Remedios, y de los cauces del Dren General del Valle y el Río de los Remedios.

La planta está instalada en el punto más bajo de la Zona Metropolitana del Valle de México, en una zona de lo que fue el Lago de Texcoco y que es donde se registran graves hundimientos generados por la explotación de ese acuífero, que supera en cuatro veces su recarga natural.

Cuando se inauguró la planta de bombeo Casa Colorada, en el sexenio pasado, se dijo que había concluido la primera etapa del proyecto de largo plazo para evitar inundaciones en la capital y su zona metropolitana, denominado Programa de Sustentabilidad Hídrica del Valle de México.

Además, se recalcó que el mayor beneficio de esa infraestructura es la reducción de riesgos de inundaciones en beneficio directo de casi cinco millones de habitantes de los municipios mexiquenses de Ecatepec y Nezahualcóyotl, y de la Delegación Gustavo A. Madero.

Se ha detallado que sólo en esta obra se invirtieron más de 800 millones de pesos y en su momento, la planta de bombeo, junto con el Túnel Emisor Oriente fue catalogada por las autoridades con las dos grandes obras que ayudarían a disminuir los riesgos de inundación en municipios mexiquenses y zonas que sufrieron afectaciones en el Distrito Federal.

Con los cambios anunciados por el director general de Conagua, David Korenfeld, se está optimizando la operación del drenaje en esa parte del Valle de México, ya que aseguró que “estamos buscando mejorar el entorno reduciendo costos”, concluyó.