Sociedad

Mérida declara culpable a exalcaldesa por fraude

La Contraloría del municipio responsabiliza a Angélica Araujo Lara, quien actualmente ocupa un escaño en el Senado de la República, de un supuesto quebranto por la renta de lámparas para el alumbrado público.
Yoisi Moguel / Corresponsal
03 abril 2014 18:27 Última actualización 03 abril 2014 18:28
Senadora Angélica Araujo. (Cuartoscuro)

Ahora, el Congreso estatal tendrá que confirmar o desechar el fallo de la Contraloría municipal contra la exedil. (Cuartoscuro/Archivo)

MÉRIDA.- La exalcaldesa de Mérida y actual senadora, Angélica Araujo Lara, fue declarada culpable por la Contraloría municipal por el supuesto fraude de la renta de lámparas para el alumbrado público.

La contralora, Yazmín Castillo Ojeda, señaló que luego de las investigaciones y pruebas presentadas, determinó que los ex alcaldes, Araujo Lara y el interino, Álvaro Lara Pacheco, primo de la exgobernadora Ivonne Ortega, sean inhabilitados tres años, además de que se les impuso sanciones económicas consistentes en pagar lo que aportaba mensualmente la comuna a la empresa AB&C Leasing de México.

Explicó que aun cuando la autoridad municipal declaró culpables a los ex funcionarios de la administración de la priista Angélica Araujo, será  y Pacheco Lara y de otros tres ex funcionarios más del municipio.

La instancia municipal también impuso sanciones los ex funcionarios municipales Raúl Ricalde Zárate, Carlos Bastarrachea Lara y Jorge Emilio Barrera Jure por las ilegalidades en el convenio de las luminarias con la empresa.

Castillo Ojeda precisó que estos tres exfuncionarios, así como el extesorero Carlos Bastarrachea Lara, elex director de Obras Públicas, Jorge Emilio Barrera Jure y elex director de Administración, Raúl Ricalde Zárate, tendrán que pagar, cada uno, la cantidad de 54 millones de pesos para resarcir el daño económico a la Comuna.

Respecto a los tres ex directores, agregó que ellos tienen la posibilidad de acudir el Tribunal de Justicia Electoral y Administrativa de Yucatán a presentar su inconformidad contra el fallo de la Contraloría Municipal de Mérida.