Sociedad

Maestros mexiquenses tienen casi 10% de aumento salarial

Disgusta a Federación ese ajuste conseguido a nivel local, además de que el incremento se sale de parámetros y puede ser motivo de que en otras entidades federativas se demanden incrementos similares o incluso mayores.
Redacción
03 abril 2014 23:7 Última actualización 04 abril 2014 5:0
líder del SMSEM, Héctor Ulises Castro Gonzaga   Cortesía SMSEM

El líder del SMSEM, Héctor Ulises Castro Gonzaga, y el titular de Finanzas del Edomex, Erasto Martínez Rojas. (Cortesía SMSEM)

Los 94 mil docentes que conforman el sistema educativo del Estado de México obtuvieron un incremento salarial integrado, con prestaciones, de 9.9 por ciento.

El aumento se compone de 5.6 por ciento directo al sueldo base, 1.5 por ciento por retabulación y 1.89 por ciento en colaterales.

El Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) confirmó a EL FINANCIERO que este aumento salarial fue aprobado en votación realizada dentro de su última asamblea general.

El sindicato informó haber obtenido beneficios como la nueva colateral de 500 pesos para Docentes de Educación Especial; Fondos por 22 millones de pesos para Ayuda de Estudios de Posgrado; 47.75 millones en becas por aprovechamiento escolar para hijos de maestros, apoyo para prótesis, órtesis e implementos de rehabilitación por 22 millones, entre otros.

Este incremento se sale de los parámetros de las negociaciones realizadas en este año. De acuerdo con datos de la secretaría del Trabajo, en febrero, los incrementos nominales del salario se ubicaban en 4.3 por ciento en los casos de jurisdicción federal y de 4.5 por ciento en los de jurisdicción local.

Aún en el Estado de México, en particular, los incrementos promedio son de 4.7 por ciento, lejos del siete por ciento global que fue obtenido por los maestros de la entidad.

De acuerdo con versiones de fuentes que conocieron de la negociación, en el gobierno federal hay disgusto respecto de la negociación estatal, debido a que impide que avance uno de los propósitos de la reforma educativa, que era evitar la llamada “doble negociación” por parte de las secciones del SNTE.

Dicha práctica consiste en obtener incrementos directos al salario provenientes de una negociación con el gobierno federal y hacerlo adicionalmente en negociaciones con los gobiernos estatales.

Apenas el pasado 27 de febrero, la Conago suscribió con el gobierno un acuerdo para que las negociaciones salariales con las delegaciones del SNTE se sujeten exclusivamente a lo pactado entre el gobierno federal y el sindicato.

En esa reunión se acordó que los términos de la reforma educativa en el ámbito federal deberían haber quedado definidas en las legislaciones locales el pasado 16 de marzo y que el 30 de junio debería estar concluida la negociación entre Federación y estados para definir los recursos que habrán de asignarse en el Presupuesto de 2012.

Otra de las causas de molestia entre las autoridades federales es que el incremento se sale de parámetros y puede ser motivo de que en otras entidades federativas se demanden incrementos similares o incluso mayores.