Sociedad

Inspeccionan clínica que negó servicio a normalistas heridos

Elementos federales llevaron a cabo una inspección en el hospital Cristina, en Iguala, Guerrero, donde el 26 de septiembre el personal médico negó el acceso a los normalistas que resultaron heridos.
Natividad Ambrocio / Corresponsal
13 noviembre 2014 23:53 Última actualización 13 noviembre 2014 23:54
Normalistas hospital. (El Financiero)

Normalistas hospital. (El Financiero)

IGUALA.- Efectivos dela Secretaría de Marina y la Policía Federal Ministerial de la Procuraduría General de la República realizaron una inspección en el hospital Cristina, donde el pasado 26 y 27 de septiembre, el personal médico les negó la atención y entregó a los policías municipales los normalistas de Ayotzinapa que resultaron heridos.

En un operativo sorpresa, efectuado alrededor esta noche, llegaron los elementos de ambas instancias federales a la avenida Juan N. Álvarez 153 donde se ubica la clínica.

En un perímetro de unos 50 metros, se instaló un cerco de seguridad para resguardar al personal de la PGR y del Ministerio Público Federal que realizaba las investigaciones.

De acuerdo con fuentes oficiales, la visita del personal de la Marina y de la PGR estaba relacionado con la investigación para determinar las causas por las que se negó la atención médica a los estudiantes normalistas y su entrega a los policías municipales de Iguala.

Los efectivos de la Marina llegaron a bordo de cinco camionetas con siete elementos cada una, fuertemente armados, además de vehículos oficiales de la PGR.

Cabe recordar que el médico cirujano Ricardo Herrera, del Hospital Cristina, negó el auxilio a Édgar Andrés Vargas, quien recibió un balazo que le destruyó el maxilar superior y la nariz, que requería atención urgente la noche del 26 de septiembre, cuando lo encontró escondido dentro de su hospital, con una veintena de estudiantes normalistas.

En lugar de auxiliarlo, habló a la Policía Municipal para que se los llevara, pero los mismos policías preventivos y presuntos integrantes del crimen organizado atacaron en tres ocasiones a los normalistas el viernes 26 de septiembre, donde asesinaron a los estudiantes Daniel Solís Gallardo, Julio César Mondragón Cortez y Julio César Ramírez Nava, así como el estudiante de secundaria e integrante del equipo de futbol “Los Avispones”, David Josué García Evangelista.