Sociedad

Huelga convocada por CNTE, recurso vs reforma educativa: Sección 22

Durante la reunión que se realiza en Chilpancingo, se propondrá la huelga nacional, no sólo para el magisterio, sino de sindicatos, instituciones y organizaciones afines al movimiento magisterial; asimismo se plantean bloqueos carreteros, toma de casetas de cobro, dependencias de gobierno y empresas trasnacionales.
Evlin Aragón/Corresponsal
21 diciembre 2014 15:55 Última actualización 21 diciembre 2014 15:55
Marchas en Oaxaca

Ante la constante realización de manifestaciones, Oaxaca podría considerarse "la capital de las marchas". (Cuartoscuro)

OAXACA. La huelga nacional a partir de enero del 2015, representa un recurso en la estrategia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), para evitar la implementación de la Reforma Educativa, y con ello los lineamientos que perjudican a la base trabajadora.

Así lo reconoció el vocero de la Sección 22 en Oaxaca, Mohamed Otaqui Toledo, quien indicó lo anterior dependerá de la reunión nacional de la CNTE, que se llevará a cabo este fin de semana del 19 al 21 de diciembre en Chilpancingo, Guerrero , y donde se propondrá la huelga nacional, no sólo por parte del magisterio, sino de los sindicatos, instituciones y organizaciones afines al movimiento magisterial.

"Se trata de una movilización nacional en la que se tienen que incluir otros actores sociales, no sólo el magisterio, para cumplir con la finalidad de paralizar al país" dijo.

En el mismo sentido, detalló que dicha estrategia plantea la suspensión de clases, bloqueos carreteros, toma de casetas de cobro, dependencias de gobierno y empresas trasnacionales, así como la permanencia del plantón en el zócalo capitalino, que han sido las acciones de presión recurrentes del magisterio oaxaqueño.

De acuerdo con Otaqui Toledo, la estrategia de la "Huelga Nacional 2015" se ha venido anunciando desde hace 6 meses como una posibilidad de acción para frenar la Reforma Educativa, sin embargo se había contenido y no fue hasta lo sucedió en Ayotzinapa que se retomó la idea y se propuso la inclusión de otras organizaciones para reforzar la acción.

En el mismo sentido detalló que la huelga dependerá de las condiciones que tenga a nivel nacional la CNTE, en los 26 estados en los que tiene presencia, debido al clima de violencia que vive el país y la criminalizacion de la protesta social, pese a lo que advirtió seguirán saliendo a las calles a expresar su oposición al Gobierno Federal y sus políticas neoliberales.

Por ahora y a unos días que concluya el 2014, el zócalo de la capital oaxaqueña sigue siendo sede del plantón rotativo que encabeza la Sección 22 del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE), desde el pasado 21 de julio, como parte de su estrategia para exigir la aprobación de la ley local en materia educativa.

Lo anterior debido a que las y los diputados locales, han argumentado en los medios de comunicación que no existen condiciones al interior del Congreso para aprobar la Ley Estatal de Educación, derivada de una amplia consulta realizada por la gremial magisterial.

A dicho plantón magisterial se han adherido al menos un centenar de puestos ambulantes, que ofrecen todo tipo de productos desde artesanías, ropa típica y juguetes tradicionales; hasta productos chinos, discos y películas piratas, que ni las autoridades municipales, ni del Gobierno del Estado, han podido quitar debido a su cercanía y respaldo con el magisterio oaxaqueño.

Dicha situación ha ocasionado el malestar del sector empresarial que cuenta con negocios en el Zócalo capitalino, quienes por lo menos en tres ocasiones, en los cinco meses que lleva el plantón magisterial, han salido a las calles para hacer evidente la grave situación a la que se enfrentan debido a la ausencia de visitantes locales y extranjeros en la zona.

Por sí lo anterior fuera poco, las movilizaciones en la capital oaxaqueña no dan tregua, y de acuerdo con estimaciones de la Secretaria de Seguridad Pública, son un promedio de 6 manifestaciones las que se presentan por día, principalmente en la capital oaxaqueña, donde se concentran los tres poderes del Estado.