Sociedad

Conflicto de Ayotzinapa hace resurgir a grupos de lucha social

El detonante fue Iguala, tras seis muertos, 25 heridos y 43 desaparecidos, grupos sociales y hasta guerrilleros han resurgido para exigir seguridad y justicia. 
Enrique Villagómez/ Rosario García/ corresponales
22 octubre 2014 21:1 Última actualización 23 octubre 2014 5:0
En Guerrero las protestas se han tornado cada vez más violentas, ante la falta de resultados en materia de procuración de justicia. (Cuartoscuro)

En Guerrero las protestas se han tornado cada vez más violentas, ante la falta de resultados en materia de procuración de justicia. (Cuartoscuro)

CHILPANCINGO.- La crisis política y social que vive el estado de Guerrero, después de los hechos en Iguala que dejaron un saldo de seis muertos, 25 heridos y 43 desaparecidos, ha contribuido al resurgimiento de grupos sociales de diversa índole para exigir el esclarecimiento de esos hechos y el castigo a los responsables.

La escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Aytozinapa, se ubica al sur-poniente de la ciudad de Tixtla y desde su fundación ha sido uno de los centros de la educación rural que ha promovido el cambio social y económico de las comunidades campesinas del estado.

El pasado 15 de octubre se constituyó de manera formal la Asamblea Nacional Popular en esta normal rural, con la presencia de 53 organizaciones sociales y estudiantiles de todo el país, con el objetivo de exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos y el castigo para todas las personas involucradas.

En la Asamblea se identificó el apoyo de varias organizaciones que mantienen luchas en otras latitudes del país como son la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Comité 68 Pro Libertades Democráticas, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el Sindicato Mexicano de Electricistas, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (Atenco) y la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), entre las más representativas.

A nivel estatal las organizaciones que otorgan fuerza permanente al movimiento de protesta son, la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), el Frente Popular Revolucionario (FPR), el Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG), el Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (FODEG), el Comité de Padres de los Normalistas Desaparecidos, la Organización de Estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa y el Comité Estatal de las Casas de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero, principalmente.

También participan otras organizaciones que son identificadas por su radicalismo en las luchas por la defensa de sus derechos como la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa ‘La Parota’ (CECOP), la organización #yosoy123 Acapulco, y algunos sindicatos como el de los trabajadores de los Colegios de Bachilleres (SUTCOBACH).

Sin embargo, este movimiento también ha dado cabida a que otro tipo de organizaciones se adhieran a las acciones de protesta como la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), y el Consejo Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Ciudadana (CRAC-PC).

El caso Iguala también motivó la reactivación de grupos clandestinos de la guerrilla del estado, comoel Ejército Popular Revolucionario (EPR) y el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).

Aun cuando se ha señalado la existencia de un vínculo entre esos grupos subversivos y la Normal Rural,no existe ninguna prueba fehaciente que demuestre dichas acusaciones.

“2013"