Sociedad

Colocan primera piedra del nuevo cuartel de la Policía Militar en NL

En el municipio de Escobedo, Nuevo León, se puso la primera piedra de las futuras instalaciones de la Policía Militar, desde donde se fortalecerá la seguridad en beneficio de los estados de Coahuila, Tamaulipas y San Luis Potosí.
Sonia Coronado
10 noviembre 2014 18:26 Última actualización 10 noviembre 2014 18:36
Policía Militar. (Cuartoscuro)

Las nuevas instalaciones brindarán seguridad a cuatro estados norteños. (Cuartoscuro)

MONTERREY.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) comenzó en Nuevo León la materialización de la Brigada de Policía Militar, al colocar la primera piedra y firmar el convenio de colaboración de lo que será la nueva fuerza de seguridad federal, que también será replicada en los estados de Coahuila, Tamaulipas y San Luis Potosí.

El general Salvador Cienfuegos Cepeda, secretario de la Sedena, acompañado de los gobernadores de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, Fernando Toranzo Fernández, de San Luis Potosí, Egidio Torre Cantú, de Tamaulipas y Armando Luna Canales, secretario general de gobierno de Coahuila, resaltó que las tropas que se ubicarán en el municipio de Escobedo, fortalecerán la seguridad en las fronteras.

“La determinación de establecer esta unidad en Escobedo, responde a un detallado análisis de ésta área geográfica y a las necesidades militares para el cumplimiento eficaz de las misiones establecidas en nuestra ley orgánica. La obra materializa el desarrollo de diversas líneas de acciones del programa sectorial de defensa nacional”, señaló.

Mencionó que entre ellas destacan el adecuar la división territorial y el despliegue operativo militar acorde a las exigencias de seguridad y prioridades de orden interno, así como fortalecer la seguridad en las fronteras mediante la cooperación y coordinación con los tres órdenes de gobierno y apoyar en la función de seguridad pública a los cuerpos policiales en tanto concluye su proceso de consolidación y reestructuración.

El general, señaló que el proyecto, que se edificará en las instalaciones de la Séptima Zona Militar y alojará a unos tres mil soldados, concluirá en un año.

Por su parte, el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, agradeció la aportación y colaboración de la iniciativa privada “porque son empresarias y empresarios decididos y comprometidos con su estado y su país, quienes dan un paso al frente, y quienes también levantan la mano para decir, estamos con las autoridades y con la sociedad”.

Señaló que independientemente de la aportación económica, el verdadero valor, dijo es el acompañamiento y respaldo solidario para con las instituciones.
El proyecto tendrá un costo de 420 millones de pesos, el 36 por ciento será financiado por las empresas Deacero, Proeza, Lamosa, Vitro, Xignux, FEMSA, Soriana, Cydsa, Frisa, Cemex y Alfa.