Sociedad

CNDH determina que “ley bala” de Puebla no es inconstitucional

La CNDH, a través de la Dirección General de Asuntos Jurídicos, determinó que la ley para regular el uso legítimo de la fuerza en Puebla no es inconstitucional, por lo que no promoverá acción alguna ante la SCJN; la revisión fue realizada a petición del gobierno encabezado por Rafael Moreno Valle.
Notimex
10 julio 2014 12:21 Última actualización 10 julio 2014 12:21
Etiquetas
Manifestantes siendo desalojados por granaderos de las inmediaciones de la caseta de la carretera México-Cuernavaca. (Édgar López)

Manifestantes siendo desalojados por granaderos de las inmediaciones de la caseta de la carretera México-Cuernavaca. (Édgar López)

PUEBLA. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) consideró que la Ley para Proteger los Derechos Humanos y que regula el uso legítimo de la fuerza por parte de los elementos de las Instituciones policiales en Puebla, no es inconstitucional.

La solicitud para revisar dicha ley, fue realizada por el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG) de Puebla, Luis Maldonado Venegas, el pasado 21 de mayo.

En el oficio emitido el pasado 6 de julio, la directora general de Asuntos Jurídicos, Claudia Fernández Jiménez, concluyó lo siguiente: “Esta Unidad Jurídica analizó el decreto que se adjuntó a su escrito, por el que se expidió la Ley en cita, y llegó a la conclusión de que no existen temas de inconstitucionalidad o inconvencionalidad en materia de derechos humanos en dicho ordenamiento…”

Cabe destacar que se trata del mismo ordenamiento que algunas personas bautizaron como “Ley bala”, y que fue publicado en el Periódico Oficial del Estado, el pasado 19 de mayo.

El oficio de la CNDH agregó que, en virtud de los resultados de su análisis, “no se promovió acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para impugnar algún precepto de la Ley referida”.

Todo lo anterior ratifica que este ordenamiento promueve el pleno respeto a los derechos humanos y se apega a los protocolos y convenciones internacionales, de mayor avanzada, al regular el uso gradual y proporcional de la fuerza pública.