Sociedad

Caza furtiva en Yucatán pone en riesgo de extinción al venado

Según datos de la Asociación de Ganaderos de Yucatán, al año son cazados 20 mil venados, por lo que impulsan la creación de Unidades de Manejo para la Conservación Silvestre que permita la reproducción de la especie para esta actividad.
Yoisi Moguel / Corresponsal
24 marzo 2014 14:38 Última actualización 24 marzo 2014 14:38
Venado cola blanca cuartoscuro

Diariamente en el estado mueren 53 ejemplares por la caza furtiva. (Cuartoscuro)

MÉRIDA. La Asociación de Ganaderos diversificados y productores de flora y fauna del estado, advirtió que en Yucatán al año son cazados de manera furtiva cerca de 20 mil venados, poniendo en grave riesgo a esta especie que ya está en peligro de extinción.

El presidente del organismo productor, Jorge Olivera López, destacó que para evitar la cacería ilegal de esta especie se promueve la creación de las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAS), que da la oportunidad a los practicantes de esta actividad a realizarla bajo los esquemas de cuidado y preservación de estas granjas que trabajan con el aprovechamiento sustentable del venado.

En México, puntualizó, necesitamos este tipo de actividad y no que se continúe con su satanización como se hace en las redes sociales.

No obstante, diariamente en el estado mueren 53 ejemplares por la caza furtiva de ahí la urgencia de contar con espacios que impulsen esta actividad de manera legal, porque tendrían muchos beneficios para la sociedad rural e inclusive una derrama económica importante para el estado, apuntó.

Olivera López agregó que con el desarrollo de las UMAS se puede promover el ecoturismo, la producción de carne, que tiene un alto costo en el mercado y el aprovechamiento de la piel, que hace que la cría de esta especie sea toda una industria, con gran potencial para generar ingresos a corto plazo.

Actualmente, precisó, en Yucatán se cuenta con 85 UMAS, de las cuales únicamente 12 se encuentran laborando con todos los requisitos como unidades de conservación, en donde se cazan de manera legal cerca de mil 800 venados, que equivalen a 150 animales por cada Unidad de Conservación, pero esa cantidad no es suficiente para satisfacer las necesidades del mercado.

Además, las granjas de venado son un atractivo para los cazadores extranjeros, pues con ellas se promueve otro segmento de turismo y la conservación de la especie.