Sociedad

Cada segundo se fugan 8 mil litros de agua en la capital del país: GDF

De acuerdo al Sistema de Aguas de la Ciudad de México, las fugas de agua representan para el Gobierno del Distrito Federal un gasto de 2 millones de pesos diarios.
Rafael Montes
08 diciembre 2014 20:47 Última actualización 09 diciembre 2014 5:0
Las  fugas deben ser reducidas, por lo menos, a la mitad. Representan 40 por ciento del líquido perdido. (Archivo/Cuartoscuro)

Las fugas deben ser reducidas, por lo menos, a la mitad. Representan 40 por ciento del líquido perdido. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. El Distrito Federal recibe cada segundo 31 mil litros de agua, pero se pierden 8 mil entre fugas domiciliarias y subterráneas, lo que equivale a dos millones de pesos diarios, reconoció el director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM), Ramón Aguirre.

Por eso, frente a un escenario de desabasto para las próximas décadas, lo que generaría escasez en un grupo focalizado de la población, reducir a la mitad las fugas es uno de los primeros retos que la ciudad debe enfrentar urgentemente, asegura en entrevista con El Financiero.

Ayer, la agencia Periódicos Asociados en Red, de la que forma parte este diario, expuso que la escasez del agua en México está más relacionada con la mala gestión que con el crecimiento de la población.

Por eso, Aguirre explica que la urgencia de reparar fugas no es porque se pierda dinero, sino porque se pierde agua. Y aunque en el futuro la Ciudad no se quedará sin el líquido en su totalidad, a los que no les alcance a llegar, habitantes de zonas alejadas, pueden encabezar un grave conflicto social.

“En el Valle de México tener un problema serio del 10 por ciento de desabasto implica dos millones de personas con problemas y se dice muy fácil; pero es 20 veces el Estadio Azteca”, dice.

DOS PROYECTOS, PERO HASTA 2016

El gobierno del DF prepara con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial dos proyectos, de 300 millones de dólares cada uno, para eficientar las redes de agua y de drenaje, que esperan implementar en 2016.

El agua que se pierde en fugas alcanzan un 40 por ciento de líquido perdido de lo que se distribuye a los hogares.

“No son fugas tan grandes, sino que son cientos de miles de fugas pequeñas que sólo se resuelven cambiando miles de kilómetros de tuberías”, agrega.

Los capitalinos reciben una dotación de 300 litros diarios: superior hasta en 50 por ciento que en ciudades europeas o latinoamericanas.