Sociedad

Avalan guerrerenses anuncio; ONGs piden concretar acciones

El presidente del CCE de Guerrero, Omar Elías Azar Herrera, celebró el anuncio del operativo federal en la región de Tierra Caliente, aunque dijo que "quizá se quedó corto". En tanto, académicos afirman 
Enrique Villagómez/corresponsal / Rosalía Servín /Fernando Ramírez de Aguilar
27 noviembre 2014 22:48 Última actualización 28 noviembre 2014 5:0
Maestros bloquean carreteras federales en Guerrero, piden la aparición con vida de los normalistsa desaparecidos.(Enrique Villagómez)

El sector empresarial ha sido el más afectado por las protestas en Guerrero. (Enrique Villagómez)

CIUDAD DE MÉXICO. El sector empresarial de Guerrero manifestó su beneplácito por las diez propuestas que presentó el presidente Enrique Peña Nieto en su estrategia “Por un México en Paz con Justicia, Unidad y Desarrollo”, aunque quizá “se quedó corto” al plantear el operativo sólo para reforzar la seguridad en la región de Tierra Caliente.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial en el estado de Guerrero, Omar Elías Azar Herrera, aseguró que lo ideal hubiera sido que abarcara las siete regiones del estado, ya que la inseguridad no se limita únicamente a esa zona sino que aqueja a todo el territorio estatal.

“El sector empresarial de Guerrero ofrece su voto de confianza al presidente Enrique Peña Nieto, para que se ponga en marcha este plan que sin duda vendrá a mejorar los índices de seguridad que tenemos. Nos hubiera gustado que lo planteara para todo el estado, pero en términos generales éste es un buen comienzo”.

Por su parte, mientras algunos investigadores consideran plausibles las acciones anunciadas por el jefe del Ejecutivo, otros las catalogan como mero discurso, sin metas ni procesos a seguir.

Para el doctor Pablo Monsalvo Pérez, académico de la Universidad Iberoamericana y especialista en temas de seguridad, se le reconoce al presidente que esté tomando consciencia de lo que está pasando en el país, y que no sólo se refiere a los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, sino a todo un programa contra la crisis social de seguridad y hasta económica.

En entrevista con El Financiero, el académico catalogó el planteamiento presidencial como un “SOS de tipo político”, pero reconoció que la sociedad también debe responder para acabar con la corrupción.

Por su parte, el doctor René Jiménez Ornelas, coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, catalogó las 10 propuestas del presidente Peña Nieto como “el discurso de siempre”, sin señalar metas ni formas para lograr lo planteado. “Para mí vuelve a quedarse en el discurso, no dice absolutamente cómo va a atender el problema de la corrupción, cuáles serán las medidas para que la ciudadanía sea tomada en cuenta y participe con la propia evaluación, cómo le va a pegar al crimen organizado, qué va a hacer con la corrupción de los empresarios.

En tanto, el doctor Daniel Márquez Gómez, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que hay que analizar con detenimiento el decálogo presidencial, pero advirtió que las estructura de gobierno municipales, estatales y federal están trastocadas por grupos de delincuencia organizada y urgen llegar una verdadera reforma del Estado y no estar poniendo parches que no resuelven el problema de fondo.

Es positivo que se revisen los temas de las entidades federativas con más problemas, pero también se debe hacer una revisión de toda la estructura del Estado.