Sociedad

Cardenalato en Morelia 'se tejía' desde Benedicto XVI

Amigo del exgobernador Fausto Vallejo, Alberto Suárez Inda se perfilaba desde años atrás como el primer arzobispo de Morelia. En 2012, fue el encargado de que se instalaran en el Vaticano un par de nacimientos hechos por artesanos purépechas.
Arturo Estrada/ Corresponsal
04 enero 2015 21:41 Última actualización 05 enero 2015 5:0
Alberto Suárez, gestionó que su amigo, el entonces gobernador Fausto Vallejo, se  acercara al Papa Benedicto XVI, quien tenía preferencia por el ahora arzobispo. (Archivo/SRE)

Alberto Suárez, gestionó que su amigo, el entonces gobernador Fausto Vallejo, se acercara al Papa Benedicto XVI, quien tenía preferencia por el ahora arzobispo. (Archivo/SRE)

MORELIA.- El jueves 13 de diciembre de 2012, el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, se encontraba en Roma, en la aula Pablo VI del Vaticano, y el papa Benedicto XVI le saludaba, le tenía deferencias, estrechaba su mano diestra y le sonreía al prelado mexicano.

Ese mismo día, alrededor de las once la mañana, el papa Benedicto emitió su primer tweet al mundo: "Queridos amigos, me uno a vosotros con alegrías por medio de Twitter". Y el papa entraba a la era de las redes sociales.

Alberto Suárez era testigo de ese momento histórico, apenas habían pasado unos minutos y el número de seguidores de la cuenta Pontifex superó el millón de seguidores, y el papa empezó a sostener vínculos con católicos el todo el mundo.

Benedicto XVI se mostraba muy cercano con el arzobispo de Morelia; eran momentos especiales, que se leían con la sensibilidad que establecen los protocolos en la Ciudad del Vaticano. Eran momentos que dejaban ver que Suárez estaba predestinado a una evolución muy importante.

Suárez era ya tomado en cuenta en el Vaticano para aspirar a más. El papa de origen Alemán, empezaba a esculpir los rasgos, el perfil, para llevar a Michoacán al primer cardenal en la historia de este fustigado estado por la violencia y el narcotráfico.

Michoacán estuvo en los ojos de Josepeh Ratzinger desde esa fría mañana de diciembre del 2012, ya tenía pensando encumbrar al arzobispo de Morelia, ya dejaba ver su predilección por Alberto Suárez.

Y hoy 4 de enero 2015 no fue Benedicto XVI quien anunció el nombramiento como nuevo cardenal mexicano al excelentísimo Alberto Suárez sino que lo proclamó el papa argentino, Francisco.

Este domingo en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el papa Francisco anunció el nombramiento de 20 cardenales, cinco de ellos de origen latinoamericano y uno más de origen español.

Este grupo eclesiástico conformará el Consistorio del próximo 14 de febrero. Durante la oración del Angelus que se lleva a cabo cada domingo dio a conocer la lista de los nuevos cardenales, entre ellos a Suárez Inda.

Hace poco más dos años, el 13 de diciembre en Roma, en la Vía Cola Di Rianzo, Alberto Suárez conversaba bajo un cielo nublado de la bellísima Roma con este reportero, y decía: "Michoacán tiene que salir al mundo, tiene que buscar que vaya más turismo".

El hoy cardenal, promovió hace dos inviernos que se instalará en la Ciudad del Vaticano un par de nacimientos hechos por artesanos purépechas y adicionalmente dos árboles de navidad.

El gobernador, amigo de Alberto Suárez, era Fausto Vallejo Figueroa quien estuvo muy cerca del papa Benedicto XVI en el encuentro histórico registrado en la Aula Pablo XVI. Fausto, llevó a Roma a cocineras tradicionales y ofrecieron corundas, tamales, sopes y chiles negros.

No falto la música purépecha tanto en la audiencia pública del papa Ratzinger como en la cena de gala que se llevó a cabo a un costado de la Aula Pablo XVI.

Los políticos michoacanos no reaccionaron con prontitud ante el anuncio del papa al proclamar cardenal a Suárez Inda, y sólo el senador Chon Orihuela Bárcenas felicitó al nuevo cardenal mexicano,