Sociedad

QRoo aprueba ley anti marchas

La mayoría del Congreso estatal avaló la Ley de Ordenamiento Social para que las manifestaciones se realicen sin perjudicar a terceros, pero legisladores de oposición la  critican por violar las garantías individuales.
Norma Anaya / corresponsal
24 marzo 2014 19:42 Última actualización 24 marzo 2014 19:47
Marcha maestros Cancún

Con la nueva ley, las manifestaciones y marchas no podrán obstruir vialidades. (Cuartoscuro)

CHETUMAL. Por la mayoría de votos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y aliados, el Congreso de Quintana Roo aprobó lo que llamaron la Ley de Ordenamiento Social, que presentó el diputado Juan Luis Carrillo Soberanis, presidente de la Comisión de Puntos Legislativos y Técnica Parlamentaria, que busca regular las manifestaciones en la entidad.

Según el documento aprobado por mayoría priista, pero con el voto en contra de legisladores del PAN, PRD y PT -al considerar que viola las garantías individuales-, se trata de un instrumento jurídico que busca “que las manifestaciones y marchas se realicen de manera ordenada, sin perjudicar el acceso a los centros de trabajo de miles de quintanarroenses”.

De acuerdo con el diputado Juan Carrillo Soberanis, esta ley "garantiza el ejercicio de la libertad de expresión como un derecho plasmado en la Constitución, y todos los ciudadanos tienen derecho a un Quintana Roo en paz y en armonía", expresó.

Justificó que “aproximadamente 264 mil trabajadores de la industria turística en Quintana Roo, tendrán la garantía de llegar a sus centros de trabajo con vías de comunicación sin obstrucciones”.

Sin embargo, la iniciativa propició un amplio debate, pues partidos de oposición consideraron que es un retroceso a las libertades del país.

La legisladora panista, Trinidad García, se manifestó en contra de la iniciativa al considerarla ajena a los intereses de los ciudadanos de Quintana Roo y “un atentado contra el libre derecho a manifestarse”.

Jorge Aguilar Osorio, diputado del PRD defendió el derecho de los ciudadanos a manifestarse en los lugares públicos y aunque hizo un llamado a los legisladores a no aprobar la iniciativa, que estaría en vías de criminalizar las manifestaciones, se aprobó finalmente por mayoría.