Sociedad

Alcoholismo en mujeres se dispara hasta 500%, según datos de encuesta

La adicción envuelve tanto a las niñas y adolescentes como a las féminas que son bebedoras sociales. En 2013, Alcohólicos Anónimos atendió a unas 14 mil mujeres que pidieron ayuda para dejar de tomar.  
Víctor Chávez
27 febrero 2014 10:39 Última actualización 27 febrero 2014 12:18
Etiquetas
Alcoholímetro

El "Torito" recibió durante el último año un promedio de 20 mujeres cada fin de semana. (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, entregados a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el alcoholismo en las mujeres se incrementó en un 500 por ciento.

El documento también advierte que este fenómeno afecta, principalmente, a niñas y adolescentes de entre ocho y 14 años de edad, así como que las mujeres que toman de manera diaria, semanal, mensual u ocasional aumentaron sólo en seis años de 18.5 por ciento en 2006 a 41.3 por ciento en 2012.

Los estudios señalan también que la organización Alcohólicos Anónimos A.C. registra que en 2013 más de 14 mil mujeres acudieron a los grupos de AA en todo el país, lo que representa un incremento de 6 mil mujeres, en relación al año anterior.

Precisa que “el aumento en el consumo de las bebidas alcohólicas en mujeres se expresa también en el contexto jurídico-social”.

Asimismo, se indica que el Centro de Sanciones Administrativas e Integración Social del Distrito Federal -donde trasladan a quienes no pasaron el alcoholímetro- recibió durante el último año un promedio de 20 mujeres cada fin de semana.

Por todo lo anterior, la Comisión de Salud aprobó solicitar a la Secretaría de Salud que aplique medidas para enfrentar el problema del alcoholismo en mujeres.

Su presidente, el diputado Isaías Cortés Berumen, del PAN, indicó que se aprobó un “Punto de Acuerdo” para “exhortar a la Secretaría de Salud a que realice una investigación sobre el perfil epidemiológico del alcoholismo en las mujeres mexicanas”.

Plantea que esta investigación debe servir de base para “la implementación, a mediano plazo, de políticas públicas con perspectiva de género, para su adecuada y eficaz prevención, diagnóstico y tratamiento”.