Sociedad

Advierten sobre posible contaminación en Sian Ka’an

La reserva de la biosfera de Sian Ka’an ubicada en Quintana Roo, considerada área natural protegida, podría recibir contaminantes de origen agrícola depositados a decenas de kilómetros de distancia, revela estudio realizado por geólogos austriacos.
Norma Anaya / corresponsal
24 marzo 2014 19:30 Última actualización 24 marzo 2014 19:35
Sian Ka’an

El desarrollo turístico y el aumento poblacional han incrementado la extracción de agua dulce del subsuelo. (Cortesía)

CANCÚN. La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, Área Natural Protegida desde 1986, podría estar recibiendo contaminantes de origen agrícola depositados a decenas de kilómetros de distancia, de acuerdo con los primeros resultados de un estudio realizado por el Servicio Geológico de Austria, en conjunto con la Asociación Amigos de Sian Ka’an.

Por la compleja interconectividad del sistema de ríos subterráneos de la zona, las aguas contaminadas no sólo representan un serio riesgo para la salud humana sino que pueden llegar a alterar la salud ambiental de los extensos humedales costeros del estado.

En el mismo tenor podrían estar los cuerpos de agua dulce y los ecosistemas marinos, incluyendo el arrecife de coral, el segundo más largo del mundo, explicó en conferencia de prensa, Robert Supper, investigador del organismo austriaco.

Explicó que el estudio electromagnético aéreo inició en 2007 para cartografiar la estructura kárstica en el municipio de Tulum. Entre otros datos muestra la manera como fluye el agua subterránea a través de un amplio sistema de cavernas, cenotes y ríos desde la costa de Chiquilá, cercana a la isla de Holbox, hasta desembocar en el mar, en el área de influencia de la Reserva en el municipio Tulum, donde se centra la radiografía de los acuíferos.

“El acelerado desarrollo turístico del estado y el consecuente crecimiento población y urbano han incrementado tanto la extracción de agua dulce del subsuelo, como la descarga de aguas residuales; la mayor parte se vierte sin ningún tratamiento previo”, alertó el experto.

Quintana Roo, como el resto de la Península de Yucatán, es una planicie de roca caliza de baja elevación, la permeabilidad del suelo impide la formación de ríos superficiales por lo que la hidrología dominante es la que ocurre en el sistema kárstico del subsuelo, agregó.

“De ahí que la contaminación puede darse tanto a través de las aguas que fluyen directamente de los humedales, como de los manantiales que brotan directamente en el Mar Caribe”.

Puntualizó que “aunque comprendemos en términos generales la amenaza de la contaminación, ignoramos las vías por las cuales fluye el agua de un lugar a otro y por tanto los orígenes exactos de la contaminación que pudiera desembocar en distintos puntos terrestres y marinos”, especificó el investigador.