Sismo 1985

¿Podría la ciudad de México tolerar otro sismo similar al del 85?

Aunque el terremoto de 1985 ayudó a generar una infraestructura de prevención y soporte para eventos de este tipo, la baja penetración de los seguros contra riesgos en inmuebles representa un mayor peligro ante un eventual fenómeno telúrico.
Edgar Sigler/Yuridia Torres
17 septiembre 2015 0:17 Última actualización 17 septiembre 2015 12:10
sismo

Tras el sismo de 1985 se generó una red de prevención y soporte para fenómenos de esta naturaleza. (Archivo)

Después de cambios de reglas, los edificios toleran más movimiento que ayudan a proteger vidas, además ahora existen programas contra desastres naturales y las sedes gubernamentales cuentan con seguros que protegen el patrimonio nacional.

México está mejor protegido contra sismos, aunque su vulnerabilidad esta vez está en la ciudadanía que en 1985 mostró la fortaleza de la nación a través de su solidaridad. Es la baja penetración de los seguros contra riesgos en inmuebles y la poco supervisada construcción de menor escala lo que hoy de acuerdo con expertos, representa un mayor riesgo ante un eventual terremoto.

“¿Está lista la ciudad para soportar un sismo mayor que el del 85? Justo es algo que no podemos hacer una aseveración de un sentido u otro, porque implica muchas cosas, pero lo que sí puedo responder es que la Ciudad está preparada para un sismo de 8.1 (grados) en la costa del Pacífico a las mismas distancias”, consideró el investigador del Centro de Geociencia de la UNAM, Ramón Zúñiga Dávila-Madrid.


Los estragos del sismo que impactó a la ciudad de México hace 30 años ayudaron a construir una serie de instituciones e infraestructura para prevenir, detectar y soportar un fenómeno de características similares, explicaron académicos y expertos en ingeniería y sismología.

“La convergencia entre la UNAM y la Segob permite por ejemplo que a través de una red privada de fibra óptica el CENAPRED puede otorgar información en tiempo real sobre las repercusiones de un sismo en cualquier parte de México, a instituciones como la Comisión Nacional del Agua (Conagua)”, ejemplificó el investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM, Leonardo Ramírez Guzmán.

La duda existe en los edificios menores
de cinco pisos

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) es otro ejemplo, pues nació de una iniciativa de la UNAM y el gobierno japonés, que promovieron su creación en el 86, explicó. Otra institución destacable es el Fondo Nacional de Desastres Naturales, el Fonden, que nació en la década de los noventa.

EL COSTO
Estimaciones de distintas organizaciones calculan en 6 mil personas el número de muertos. Dañó a casi mil 700 escuelas, además 30 por ciento de la capacidad hospitalaria de la ciudad de México quedó destruida.

“Aproximadamente 250 mil personas perdieron su vivienda y casi 900 mil quedaron con viviendas dañadas”, según datos del CENAPRED.
Las pérdidas totales se estimaron en unos cuatro mil millones de dólares de 1985, según estimaciones de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), quien cuantificó que para el sector costó 440 millones de dólares de esa época.

Hoy, la infraestructura gubernamental sí está bien protegida, detallan documentos de la AMIS, sin embargo el aseguramiento en los edificios habitacionales, casas particulares, empresas, continúa bajo. En México se estima que sólo 5 por ciento de las viviendas cuentan con un seguro de daños y que el 35 por ciento de las empresas tiene contratada este tipo de protección.

Se estima que del total de los daños generados por un sismo, la mitad recae en hogares particulares.

graficos_sismos