Power Tools
publicidad y marketing

Tu logo: un resumen de ‘quién’ es tu marca

Un logotipo es el resumen ejecutivo de tu estrategia corporativa, si tienes claro a dónde va tu empresa el resultado la reflejará, de lo contrario será vano y superficial. 
Alejandra César
12 agosto 2014 0:48 Última actualización 12 agosto 2014 5:0
Etiquetas
Ilustración: Sabina Iglesias

Ilustración: Sabina Iglesias

El logo es el resumen ejecutivo de tu estrategia corporativa, señala Josep Palau, director general de Ideograma, firma mexicana que en 15 años ha creado e impulsado la identidad de más de 200 firmas como Gentera, GBM y Volaris.

“Es una cereza en el pastel, tiene un lugar muy importante, sí, pero lo más importante es el pastel, en este caso tu identidad; si ésta no es clara, el logo no sirve de nada”, considera Palau. “Si no sabes a dónde vas, es muy difícil que alguien haga algo decente con tu empresa; cualquier resultado será vago y superficial”.

“El primer pilar es la esencia y tiene que ver con quién soy, cuál es mi punto de vista ante la vida, y no se trata sólo de en qué negocio estoy, porque en un mismo negocio está un Harley-Davidson, un Vespa y una Italika”.


El directivo recuerda el caso de un banco cuya petición para su identidad era que le ofrecieran una propuesta “juvenil, irreverente y revolucionaria”.

“Y todos en esa junta tenían traje azul, mancuernillas y corbata (…) obviamente de las 17 propuestas que les hicimos se fueron con la más conservadora”.

Para Cesar Enríquez Morán, director y fundador de la American Marketing Association (AMA) en su capítulo México, los principios básicos a seguir para la realización de un logo son conocer perfectamente al público objetivo, establecer los valores y sentimientos que se quieren generar, probar diversas ejecuciones con la audiencia meta y mantener una vigencia temporal y física en la actualización del diseño.

En el proceso creativo, de acuerdo con Ideograma, el trabajo con los clientes es prácticamente un “viaje al conocimiento interior” para entender su identidad, identificarse y diferenciarse. “Hacemos muchas preguntas como ¿qué hacemos? y ¿lo que hacemos por qué lo hacemos?”.

“Trabajar en un logo es lo de menos, más bien en un proyecto de identidad corporativa tienes que estar dispuesto a romper paradigmas”, considera Palau.

Luego se investiga a la competencia y con esos hallazgos se elabora una hipótesis de cuál es la idea central a transmitir; ésta se aterriza en una forma gráfica, ofreciendo varias opciones para desarrollar.

Ambos expertos señalan que al entablar comunicación cliente-agencia se debe confiar en quien está realizando el trabajo, no imponer el gusto personal y entender la diferencia entre elegir e imponer un camino.

“Como cliente para contar con una buena comunicación y relación con la agencia y sus creativos la mejor forma es poner todo por escrito y mediante un brief creativo para que no se adivine nada ni se deje al azar”, señala Enríquez Morán.

Entre los errores que ve el director de la AMA son permitir que las opiniones ajenas al público objetivo determinen el rumbo creativo, así como dejar de lado las aplicaciones que tendrá.

“Muchas veces en grande y a todo color se ve bien, pero en el momento de imprimirlo pequeño en promocionales o en una sola tinta se desvirtúa totalmente”, explica.