Power Tools

Cultura organizacional, éxito de las Mipymes

La cultura organizacional es la suma de visión, misión, valores
y objetivos; por ello, especialistas laborales recomiendan
que aquellas micro pequeñas y medianas empresas (Mipymes) que deseen crecer, pueden implementar un conjunto de normas, creencias y metas entre los integrantes de su organización.
Angélica Hernández
23 julio 2014 22:24 Última actualización 25 julio 2014 20:14
pymes

Para que una mipyme crezca, la cultura organizacional es necesaria. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) no logran sobrevivir a la competencia en el mercado por falta de planeación, estructura y recursos, a pesar de que juegan un papel muy importante para el desarrollo de la economía del país.

De acuerdo al censo económico de INEGI (2010), las pequeñas empresas representan 99.8 por ciento de las 4 millones 15 mil unidades empresariales del país. Desafortunadamente, son pocas las que han invertido tiempo o recursos para su cultura organizacional a pesar de que es la base para su crecimiento duradero y representa el soporte para el logro de los objetivos de la organización.

La cultura organizacional, explicó Dania Núñez, Gerente Comercial Regional de Manpower México y Centroamérica, es la suma de visión, misión, valores corporativos y objetivos de modo que en la medida en que las empresas los tengan claramente definidos se logrará una evolución y permanencia en el mercado.


Es por esto que una de las primeras recomendaciones que hace el área de innovación de Great Place to Work (GPW), para que las MiPymes puedan alcanzar un crecimiento sostenido, es establecer un conjunto de normas, creencias y valores de los miembros de la organización.

Ambos expertos coincidieron en que la cultura organizacional implica la interacción de sus colaboradores y su consolidación como grupo. El comportamiento de los colaboradores tiene su origen en la misma cultura: define las actitudes de los individuos hacia la organización para que estos contribuyan a su éxito.

Por lo tanto, la cultura organizacional orienta el comportamiento de sus colaboradores y puede ser un impulsor o puede, al contrario, restringir a la organización en el logro de sus metas.

La mayoría de las empresas, agregó Núñez, inician como negocios familiares, dos amigos que se unen y emprenden una incubadora, personas que quedan desempleadas y con lo que le dan de su finiquito decide emprender, pero sin una metodología, sin un plan de acción, sin una visión a largo plazo, es difícil que estas empresas sobrevivan.

“Para una MiPyme puede llegar a ser caro implementar este tipo de estrategias, pero le resulta mucho peor no aplicar ni tener una metodología de hacia dónde quiere que llegue su empresa y dónde la ve a largo plazo. La falta de planeación, la falta de capacitación, la falta de conocimiento, matan a este tipo de empresas. Incluso, las MiPymes carecen de conocimiento de cómo obtener recursos del Gobierno Federal”, comentó.

ABC PARA CREAR CULTURA ORGANIZACIONAL EN TU EMPRESA

1.- Tener claro y definidos los objetivos y que los miembros conozcan la misión y la visión de la empresa.

2.- Qué valores rigen en la organización, cuáles son los objetivos y cómo cumplir esas metas.

3.- Definir producto y servicio, saber perfectamente cuál es el mercado objetivo para transmitir los mensajes hacia los empleados y hacia los clientes de manera correcta.

4.- Establecer jerarquías, que cada miembro del equipo sepa cuáles son sus responsabilidades y límites. Los empleados deben saber qué es lo que la empresa espera de ellos y ésta debe saber aprovechar las habilidades de los colaboradores.

5.- Identificar al líder, siempre es necesario que alguien coordine los recursos humanos para generar ideas positivas.

6.- Documentar procesos internos y externos para que la gente que se incorpore en un futuro sepa qué es lo que se ha hecho, aprendan de los errores y ajusten los procesos de comunicación hacia los clientes.

6.- Llevar orden en el negocio, cualquiera por muy pequeño que sea, debe tener un registro correcto de ventas, de los productos, para así saber cuáles son las fortalezas y las debilidades de la empresa.