Opinión

Ya sólo falta que gane Trump

 
1
 

 

trump me

Faltan cuatro meses para las elecciones en Estados Unidos. Dos encuestas publicadas ayer daban a Hillary Clinton una ventaja de cinco a 12 puntos sobre Donald Trump en la intención de voto.

Pero, dada la experiencia del Brexit, hay que andarse con cuidado pues parece cada vez más extendido el mecanismo de 'esconder' el voto por parte de los encuestados, cuando éste puede ser socialmente cuestionable.

En la secuencia de hechos políticos que pueden poner de cabeza a la economía y a los mercados, ya lo único que nos falta es que, en contra de lo que dicen los sondeos, Trump se alce el 1 de noviembre con el triunfo.

Lo que pasó el viernes en los mercados financieros se había anticipado.

Hay tres motores de la turbulencia. Uno de ellos es la incertidumbre.

Nadie sabe bien a bien cómo habrá de darse el proceso de divorcio de Gran Bretaña con los europeos. Nadie sabe en qué plazo Escocia se separará del Reino Unido –ahora sí– para poder quedarse en la Unión Europea.

Bueno, ya hay quien duda incluso que realmente vaya a haber divorcio de la UE.

El segundo motor es la previsión de que haya un menor crecimiento en la economía británica –o incluso que haya recesión– y también en la economía de Europa, que se verá afectada por menores intercambios comerciales, con todas las consecuencias de este hecho.

Y el tercero es la incertidumbre respecto al fortalecimiento que la decisión dará a los movimientos ultranacionalistas o separatistas, o bien a los políticos xenófobos, como el propio Trump.

No sé qué vaya a pasar con los mercados financieros a partir de hoy, pero dudo mucho que el viernes se haya agotado el combustible de la inestabilidad. Creo que tendremos otra dosis esta semana.

Curiosamente, el propio Trump estuvo el viernes pasado en el Reino Unido, en un campo de golf en Escocia, y señaló que Estados Unidos seguiría los pasos de la Gran Bretaña y recuperaría el control de su país, sin reparar por cierto en que en Escocia –allí donde se encontraba– hubo un rechazo generalizado a la salida.

Para México, la turbulencia que nos llegó desde la noche del jueves se enfrentó con un razonable éxito. El dólar no llegó a 20 pesos y no tuvieron que elevarse de inmediato las tasas de interés.

Creo que habrá una inclinación por hacerlo este jueves cuando se reúna la Junta de Gobierno del Banxico, quizás en 25 puntos base, según los sondeos de Bloomberg. Con ello, es probable que se pueda sortear con pocos costos esta turbulencia de corto plazo.

Pero, apenas viene el terremoto grande: las elecciones en Estados Unidos.

Salvo que haya un derrumbe en la popularidad de Trump, la amenaza de su triunfo va a mantenerse viva en los siguientes cuatro meses.

Y por esa razón tendremos todavía varios episodios de inestabilidad, derivados del temor a las consecuencias de que Trump, en caso de ganar, vaya a hacer efectivas algunas de las propuestas con las que triunfó en las primarias republicanas.

Muchos pensaban que la racionalidad habría de imponerse al final en el caso del Brexit. El resultado del referéndum del jueves pasado nos muestra que sí es posible que la irracionalidad gane elecciones y que la gente vote por enojo, miedo e ignorancia, sin importar las consecuencias que con ello ocasionen.

Una lección que hay que aprender.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Brexit, viene la turbulencia
El Brexit daría votos a Morena
Mal humor por todas partes