Opinión

“Ya no es suficiente
el paraíso”

Para el secretario de Turismo de Baja California Sur, Rubén Reachi, “ya no es suficiente el paraíso”. Hay que garantizar que los negocios tengan el distintivo de sustentabilidad, cuidado, respeto al medio ambiente.

Un hotel mexicano obtuvo la certificación de la Norma ISO 50001 en materia de eficiencia energética. Fue el primero en conseguirlo en México, primero en América Latina y quinto en el mundo. Marca un paradigma. La certificación que hoy parece sobrada, mañana pudiera ser requerida para conceder estrellitas.

Invirtió 6 millones de pesos pero tan sólo en el primer año de ejercicio, ya con todas las tecnologías y sistemas “andando”, consiguió ahorros energéticos mayores a 3 millones de pesos.

Se trata del hotel Cabo Villas Beach Resort & SPA de Christopher Erickson e Ilda (sin H) Ledesma, quienes hace poco más de 4 años vislumbraron poder aprovechar el potencial solar de la zona peninsular para invertir en ecotecnias que redujeran su daño al medio ambiente. En la región de “Los Cabos” hay sol 355 días de los 365 en el año.

El asunto, en primera instancia, no buscó ahorro en consumo eléctrico, sino contribuir a reducir la huella ecológica de su funcionamiento
. Por supuesto que estimaron la amortización de las inversiones.

Pero una acción llevó a una segunda y las dos a una tercera y las tres a una cuarta. Cuando se dieron cuenta el hotel estaba a pocos metros de una certificación de una Norma ISO 50001 que fue recién emitida internacionalmente. Y decidieron ir por ella. En un año alinearon procedimientos y la Aenor (Agencia Española de Normalización y Certificación) vino a entregarles el certificado el 9 de mayo.

Empleados de la CFE, para entonces, ya habían acudido varias veces a intentar descubrir qué estaba haciendo la empresa para bajar radicalmente su consumo de electricidad. Preguntaban por el “diablito”.
Instalaron 70 paneles solares para calentar el agua de 3 albercas y las 142 habitaciones. Con ello redujeron 60 toneladas de emisiones de efecto invernadero. Aguas son recuperadas para enfriar equipos y hacerlos trabajar mas eficientemente.

No usan un solo litro de agua del municipio. La obtienen del mar y la desalinizan hasta hacerla potable desde un pozo a 50 metros de profundidad y con varios filtros para hacerlo posible. Generan hoy el equivalente a 380 tinacos de agua potable por día.

En los últimos 12 meses en consumo eléctrico y aire acondicionado han ahorrado 60 por ciento, en gas 30, en agua 100 y 15 por ciento en rendimiento de equipos por el uso de detergentes biodegradables. En iluminación por usar focos de tecnología LED les significó ahorros de 70 por ciento. Sustituyeron 3 mil focos incandescentes.

Tan sólo el ahorro eléctrico les significa no quemar 175 barriles de petróleo.

Pero es el principio, curiosamente. Se han propuesto ir a mejora continua e ir midiendo y ejerciendo acciones o políticas para mejorar desempeño. El compromiso es reinvertir los ahorros durante 2 años y buscar nuevas certificaciones.

Hoy dan conferencias a otros hoteles para animarlos a que vayan incorporando ecotecnias amigables con el medio ambiente y a sus huéspedes interesados les dan un tour de 30 minutos para mostrarles lo logrado. Y ya llegó el primer grupo de turistas que se hospedó ahí precisamente para conocer cómo funciona “el numerito”.

Sergio Baños, gerente, Mario Godínez, en mantenimiento, Rolando Téllez, seguimiento ante certificadora y los casi 280 empleados, todos lo hicieron posible con la voluntad primera de los dueños, por supuesto.

Correo: direccion@universopyme.com.mx