Opinión

¿Y si terminamos pagando el muro de Trump?

 
1
 

 

¿Y si terminamos pagando el muro de Trump?

La nominación de Donald Trump como candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos debe encender líneas de acción no convencionales en México para enfrentar un escenario en el que este individuo tome posesión el 20 de enero de 2017. Son ocho meses y medio únicamente a partir de ahora.

¿Qué es lo que está en juego? Fundamentalmente dos cosas: el flujo de individuos entre las dos naciones (más de 26 millones de turistas estadounidenses visitan México anualmente) y la gigantesca cifra de 531 mil millones de dólares, que es el monto anual de comercio bilateral entre exportaciones e importaciones de ambos países.

La secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, dijo estos días en el Foro México Global que la política exterior de nuestro país dejará atrás la rigidez y se volverá más activa en la defensa de nuestros intereses. Eso está muy bien; no obstante, es previsible que si Trump se convierte en presidente, rápidamente quiera enviar una señal de poderío a su frontera sur, haciendo realidad su promesa de construir un muro que sea pagado por México.

Es verdad que la construcción de un muro representaría un signo ominoso de la relación bilateral. Pero es importante ponerle un costo a esto, porque puede convertirse en una realidad. Las estimaciones que se han hecho hasta el momento hablan de un rango entre 17 mil y 25 mil millones de dólares para construirlo. Esto equivale a un año de remesas enviadas a nuestro país o a menos del cinco por ciento del comercio bilateral. Adicionalmente se habla de un costo de mantenimiento anual de 750 millones de dólares, que habría que traer a valor presente durante el tiempo que dure la barda en pie.

Pero si las cosas se van a poner asquerosas, como parece que podría ser el caso, bien valdría la pena que el gobierno mexicano lance algún programa para diversificar la concentración de comercio bilateral que tenemos con Estados Unidos. La posibilidad de que Trump cierre la frontera al comercio, aunque sea paulatinamente, sería un riesgo aún más grave para el bienestar económico de las familias mexicanas. No es descabellado pensar en años de recesión en México si un escenario de esta naturaleza ocurriese.

Urge que no sólo la Cancillería, sino también las secretarías de Economía y de Hacienda diseñen un plan para redireccionar la vocación de exportación manufacturera y turística hacia mercados como el europeo o el asiático. Urge también que a ese posible plan se sumen el Comce, el CPTM, el CMN y el CCE.

En el tercer trimestre de este año debería estar listo un programa completo de acción para enfrentar un escenario en el que México sea obligado por Estados Unidos a financiar el muro de Trump.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Junior Achievement lanzará en noviembre la red GEN
Se desploma venta de autos nuevos en la CDMX
6 de junio de 2016