Opinión

…y Peña Nieto doblegó
a Slim

Seamos sinceros: sin la iniciativa de Ley de Telecomunicaciones que envió el presidente Peña Nieto al Congreso, y que ayer fue aprobada finalmente por los diputados, el anuncio de la desincorporación de activos hecho por las empresas de Carlos Slim no habría ocurrido. En otras palabras: Enrique Peña doblegó a Carlos Slim. Es un evento de proporciones mayúsculas. Sin esta nueva ley y sin todo lo que ha ocurrido en los últimos meses Slim seguiría en lo suyo: dominando en telefonía y tratando de comprar Dish. Ya no será así.

Pero el sólo anuncio no es garantía de éxito para el empresario más rico de México. Slim tendrá que probar cinco cosas hacia el futuro: primero, que hay alguien que le quiere comprar exactamente lo que él quiere vender; segundo, que las posibles sanciones del IFT que aún le sean aplicables no le representen un empequeñecimiento mayor al que pretende; tercero, que los activos que vende sean atractivos desde un punto de vista de escala para un jugador nuevo e independiente; cuarto, que puede incursionar en el mercado de la televisión distribuyendo y quizá generando contenidos atractivos y de amplio apetito en la audiencia; y quinto, que sus empresas pueden seguir teniendo el gran peso específico que tienen en la Bolsa Mexicana de Valores tras este cambio de estrategia. Todo eso es territorio nuevo. Todo eso debe probarlo hacia el futuro.

Doblegar y obligar a Slim a modificar sus estrategias no había sido posible por parte de varios presidentes. Enrique Peña sí lo logró. Lo metió al redil. Lo gobernó. El anuncio de América Móvil es aleccionador para todo el sector empresarial: así como Peña no rescató a su amigo Tato de Nicolás de la debacle de Homex, así también el presidente no se tentó el corazón para llevar hasta sus últimas consecuencias la aprobación de las leyes en telecomunicaciones y empequeñecer a América Móvil. Porque de una u otra forma iba a ocurrir. Antes o después. Lo único que hizo Slim al anunciar la desincorporación de activos fue salvar un poco la cara y adelantarse a las fuertes sanciones que vendrían. Incluso puede pensarse que algunos aspectos de la nueva ley se desinflan ante el anuncio hecho. Ya para qué, si dejará de ser preponderante por voluntad propia.

El anuncio de Carlos Slim para empequeñecer a América Móvil es un triunfo de las instituciones. Este empresario tendrá que probar en el terreno de juego su capacidad de competir sin ser el dueño de los fierros por los que pasa toda su industria. Esa sola condición es totalmente diferente a lo que ha vivido por más de dos décadas.

¿En qué utilizará Slim el dinero de los activos que venda? Esa es la gran pregunta. Eso sí: probablemente no lo invierta en México.

Twitter: @SOYCarlosMota