Opinión

¿“Y la Cheyenne apá?

Once Reformas Estructurales obtenidas, en su mayoría, durante el segundo año de mandato Federal de Enrique Peña Nieto. Nunca un país había cambiado tanto en tan poco tiempo. Fueron no solo 11 cambios estructurales: cuente usted 58 modificaciones constitucionales y el tocar 21 ordenamientos jurídicos.

Una parte, fundamentalmente la que gobierna, se dice satisfecha e incluso contenta. La opinión de los más discrepa y la popularidad de la figura Presidencial decrece. Serán los beneficios que estas Reformas arrojen a los más, los que consigan cambiar la impresión ciudadana entorno a estos cambios.

Pero fuera de la agenda del Presidente, al antojo del otro equipo gobernante se propone algo más que también debiera plantearse como un cambio estructural necesario: quitar el ancla que mantiene al salario mínimo como condición para conseguir inflaciones bajas.

Por ese anclaje, estudio de casi 100 hojas encargado por Miguel Angel Mancera a diversos especialistas señala que, en 35 años, el poder de compra del Salario mínimo ha disminuido 75 por ciento. El salario mínimo en 1979 compraba 4 veces más mercancías básicas que las que hoy es capaz de adquirir.

La propuesta del Gobierno Capitalino arroja la voluntad de mover al salario mínimo derivado de un (amplio) “acuerdo” que consiga orden en este movimiento del que, finalmente, no saldrá beneficiado solo el trabajador con esa remuneración mayor, sino también el ritmo económico de México.

¿Quién gana un salario mínimo? Siete millones de mexicanos y de ellos casi 400 mil en el D.F. Hay personas que ganan menos que el mínimo. El 67 por ciento de la población ocupada vive con menos de tres salarios mínimos. Hace 6 años eran el 60 por ciento.

Que se ligue el incremento salarial a la productividad, recomiendan. El estudio señala que la productividad laboral media de México, en dólares constantes, es de las más altas en América Latina. En 2011 fue la segunda después de Chile. Si tomamos en consideración el promedio de crecimiento de la productividad real entre 2005 y 2014, el SM debiera incrementarse 14.2%.

Pero si queremos que el SM rebase la línea de pobreza debería ser de 82.86 pesos diarios lo que impactaría en la inflación de 0.9% pero si el incremento toca solo a los trabajadores formales debiera impactar menos del 0.3% dice el estudio. El asunto toca a todos, pero más impactaría en las Pymes, peculiarmente a las micro empresas en donde se supone están el grueso de las remuneraciones ligadas al salario mínimo (mísero, dice el sarcasmo popular).

Por lo pronto, lo siga o no el Gobierno Federal el tema o la voluntad de hacer crecerlo más allá de lo que la inflación dicta como apropiado, en el DF se plantean una serie de acciones comenzando con el rompimiento de la indización del SM como unidad de cuenta para establecimiento de multas y otros menesteres de referencia; garantizar a trabajadores del Gobierno del DF salarios por encima del “nuevo mínimo”. Y algo más.

También contemplan compras a proveedores solo si comprueban adopción de las políticas de remuneración con el “nuevo mínimo” (descripción del autor) y otras.

Entre las otras está EXENCIÓN (durante un año al menos) DEL IMPUESTO A LA NÓMINA aplicado a los trabajadores que tengan (nuevo) salario mínimo (remunerador) y hacer un esfuerzo porque este salario siga subiendo en el tiempo para ponerlo claramente como un “salario remunerador” como lo ordena la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El acuerdo comprendería subir SOLO el salario mínimo.

Este también sería un “cambio estructural” que rompa el vínculo entre bajo salario y baja inflación y quite al primero la responsabilidad de que la segunda se dé en los términos ideales. Nadie ahora, en la época de cambios o cambio de época atina a considerar ético el mantener en la pobreza al 50% de los mexicanos.

Que nuestro actual SM sea de los más bajos del mundo y junto con el de Haití el más bajo de América Latina no debiera ser motivo de orgullo.

Una política incluyente, como dice el Presidente de México, que juzgue como necesario ejercer una distribución del ingreso que elimine extremos contundentes y que reparta mejor, con voluntad política, las rebanadas que el pastel anual de riqueza sale del horno.

O qué “Apá”… ¿Se va a hacer “guaje” con la Cheyenne?

DE TIN MARIN…


Recomendamos escuche, si le interesa el tema, entrevista que el autor de estos renglones hizo a Salomón Chertorivski la semana pasada. Se encuentra desplegada, toda, en el portal www.universopyme.com.mx dentro de la sección de informaciones MÁS IMPORTANTES.

DE DO PINGUE…

Emprendedor mexicano consigue cargador eléctrico inalámbrico para gadgets… La información también en el portal descrito. Emprendedor que trae a México pizzas en forma de cono también en nuestro portal.

Correo:direccion@universopyme.com.mx