Opinión

¿Y el estímulo para atenuar el gasolinazo?

 
1
 

 

Gasolina. (Cuartoscuro)

Se cumplió ya una semana de que los precios máximos al público de las gasolinas y el diésel empezaron a tener una vigencia de un día.

“Vamos bien. Es importante empezar a reflejar, aunque sea de una manera más suavizada, los cambios en los precios internacionales de los combustibles para movernos hacia la flexibilización de mercados”, dijo al reportero Carlos Muñoz, director general de Política de Ingresos no Tributarios de la Secretaría de Hacienda.

“Los movimientos (de los precios) están dentro de lo que se espera para este momento, la estación y (el ajuste) está siendo bien recibido por la gente”, aseguró.

Reflejarán los movimientos del tipo de cambio del peso frente al dólar, así como los ajustes en los precios diarios de las referencias internacionales para incorporar los costos del producto importado.

A la vez se mantienen los estímulos fiscales en materia del IEPS aplicables a los combustibles automotrices, pero cada vez son menores.

En el caso de la gasolina Magna, el estímulo fiscal para esta semana es de 1.15 pesos, que se descuenta a la cuota del IEPS, que es de 4.30 pesos.

Eso significa que de tasa del IEPS se cobran 3.15 pesos por litro de gasolina Magna, la de mayor consumo en el país.

Sin embargo, el estímulo fiscal para la Magna viene de 1.77 pesos al 17 de febrero y de 1.30 pesos al 24 de febrero, lo que implica una reducción de 35 por ciento en sólo dos semanas.

Sobre esto, Muñoz explicó que “estamos justo reflejando los cambios en los precios internacionales, estamos reflejando que el tipo de cambio se apreció, y a pesar de que los movimientos en la gasolina regular en Estados Unidos fueron ligeramente al alza, eso en general trajo un menor costo de la molécula en México y por lo tanto es necesario un menor estímulo”.

Y en el caso de la gasolina Premium, el estímulo fiscal para esta semana es de cero, por lo que ya se aplica la tasa máxima del IEPS prevista para el año, que es 3.64 pesos por litro.

“No era necesario dar algún estímulo adicional (en la Premium) para que se mantuviera dentro del rango de precios máximos que teníamos para el fin de semana, que era de 17.74” pesos por litro. “No requiere tener ningún estímulo más para mantenerse así”, dijo el funcionario de Hacienda.

Pero en la medida que disminuya el estímulo fiscal en materia del IEPS aplicable a los combustibles, es de esperar un menor consumo del público, como ocurrió en enero con el gasolinazo.

Las ventas de la gasolina Premium fueron las más afectadas por el repunte en su precio, pues se contrajeron 27 por ciento en enero de 2017 respecto a diciembre de 2016, de acuerdo con los indicadores petroleros de Pemex.

La caída en el volumen de ventas de la Magna fue de 11 por ciento de un mes a otro.

En diciembre pasado, sumadas la Magna y Premium, se vendieron 885 mil barriles diarios de gasolina.

En enero, también sumadas la verde y la roja, se vendieron 749 mil barriles diarios, por lo que de un mes a otro las ventas totales de gasolinas cayeron 15 por ciento.

Son los primeros efectos de la transición a esquemas flexibilizados, donde participarán nuevos jugadores y el precio de los combustibles se determinará bajo condiciones de mercado.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
‘Efecto carambola’ en Banxico
El ‘apretón’ a la economía
El creciente ‘déficit de confianza’