Opinión

¿Y dónde quedó el recorte?

 
1
 

 

petroleo

¿Y dónde quedó el recorte del gasto público para 2015?

El pasado 30 de enero el secretario de Hacienda anunció un recorte de 124 mil 300 millones de pesos en el presupuesto del sector público para 2015.

El jueves pasado, al presentar los resultados de las finanzas públicas del primer trimestre del año, se informó que el gasto programable efectuado ascendió a 937 mil 818 millones de pesos, lo que representa un monto 92 mil 710 millones (11.1 por ciento) por arriba de lo programado para el periodo.

¿Y el recorte?

La mayor parte está por hacerse, pero ya hay un rubro en el que se hizo efectivo. Veamos.

Los montos por servicios personales (gasto de nómina) pagados en el trimestre ascendieron a 254 mil 524 millones de pesos, lo que significa 20 mil 193 millones de pesos menos (7.2 por ciento) que lo previsto en el presupuesto. Así que la nómina pública sí tuvo ya un fuerte apretón.

Sin embargo, hay otros rubros en los que el ajuste está pendiente.

Al dar a conocer el detalle de los recortes en enero, se señaló que en el caso de Pemex el castigo a su presupuesto sería de 62 mil millones de pesos. Sin embargo, el informe entregado la semana pasada indica que, en lugar de bajar, hubo un desembolso mayor en 47 mil millones de pesos a lo previsto, derivado principalmente de pagos de servicios de perforación y terminación de pozos en desarrollo.

Para el caso de CFE se estableció un recorte de 10 mil millones y las cifras del trimestre indican un gasto de seis mil 102 millones por arriba de lo programado.

Vale lo mismo para los subsidios. En el año, se anticipó un recorte de 15 mil 43 millones de pesos pero van ocho mil 640 millones por arriba de lo previsto. En gastos de operación el recorte anunciado es de 12 mil 265 millones. En el trimestre el programa de gasto en este rubro se superó en 38 mil 11 millones.

¿Quiere decir todo lo anterior que el recorte al gasto público ya se olvidó en este 2015? No. Lo que ya se percibió en materia de servicios personales va a observarse en los próximos meses en otros rubros.

En los primeros tres meses del año los ingresos del gobierno federal estuvieron también por arriba de lo esperado, pese a la caída de los ingresos petroleros, en un monto de alrededor de 120 mil millones de pesos, lo que permitió mantener el gasto sin acrecentar significativamente el déficit previsto. Pero, como los propios funcionarios lo explicaron la semana pasada, esto derivó de ingresos que no van a ser recurrentes, como por ejemplo el ISR que fue superior en 86 mil 630 millones de pesos a lo previsto, tanto por la llamada “desconsolidación” fiscal como por los pagos de ISR de los empleados estatales que no enteraban al SAT correctamente los gobiernos estatales.

En suma, todo indica que el impulso del gasto público a la economía se mantuvo en el primer trimestre (lo que se va a sentir en los meses que ya corren) pero más temprano que tarde se harán efectivos los recortes que aún no se han hecho.

Más vale que el consumo de las familias siga creciendo y la inversión privada tome su paso si no queremos tener en la segunda mitad del año malas sorpresas en el desempeño de nuestra economía.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los ingresos no petroleros nos salvan
Sindicatos, especie en extinción
‘Encontrarse’ 31 mil 400 millones de pesos