Opinión

Y cuando despertó, el 2017 estaba ahí

 
1
 

 

empresas

Ya llegó. Llegó el año tan temido por todos. En síntesis de esta colaboración y en economía del esfuerzo de quien la lea habría que apuntar que más decesos causa la improvisación que la crisis.

Muchas Pymes pueden aprovechar un contexto de crisis para consolidarse y crecer. Una Pyme improvisada puede no aprovechar incluso un año de bonanza

El principal problema no está en Trump o la corrupción que priva en el país con el beneplácito del gobierno federal o en el alza en los precios que parece desatarse durante los primeros meses del presente año.

El principal problema está en la improvisación que priva en el complejo Mipyme nacional. Las micro y pequeña empresas, principalmente, son entidades sin preparación y en la mayoría de los casos sin la necesidad o voluntad para profesionalizar su ejercicio de negocios.

Renunentes incluso a reconocer sus limitaciones, los empresarios de las Pymes creen que en haberse mantenido con vida en años o décadas pasados está la mejor prueba de que saben hacer su negocio y pueden encaminarlo con éxito.

Las Pymes mexicanas mantienen la renuencia hacia la incorporación de la tecnología, son incapaces de revisar sus precios, refractarias a pensar en innovaciones, niegan la ventaja de revisar qué hacen sus competidores locales o buscar si algo distinto hacen las extranjeras.

Rechazan de manera tajante la idea de aliarse y se resisten a pensar en el cliente como el eje de su negocio.

No mide, no revisa, no analiza, no consulta. Ese es el principal problema de la Pyme. No es un muro en la frontera norte, no es el riesgo de que impongan al país impuestos extraordinarios a nuestras exportaciones hacia Estados Unidos.

No es incluso la notoria incapacidad de las autoridades de los gobiernos. Influyen sin duda, pero la principal limitación de la Pyme está dentro de ella misma.

Es su profunda resistencia a verse en el espejo, reconocer sus limitaciones y trabajar para convertirlas en talento. Su miopía es su limitación número uno y obstáculo esencial de su ejercicio empresarial.

Es una pena que las autoridades dedicadas al tema Mipyme ni siquiera conciban la idea de convertir la Semana Nacional del Emprendedor en la semana de la capacitación empresarial.

El Tec de Monterrey hizo un estudio a lo largo de dos años en el que se demuestra que este es el reto número uno de las Pymes familiares son sus propias incapacidades de gestión y recomiendan al gobierno federal que haga más esfuerzos en profesionalizar su gestión que en ingresar a la modernidad de la política pública u olvidarse de ellas para mirar sólo a las startups. Silencio.

Ya veremos cómo pinta el año. Más nos vale mantener una actitud proactiva y no esperar a que el año nos golpee.

Contacto: etj@uptv.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Nace UPTV.MX para el ecosistema emprendedor mexicano
Una Bravo brava
2017, el reto de administrar